COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘The Crown’: cuando Thatcher arrolló a Diana

El papel de la peleona primera ministra eclipsa al de la princesa deprimida en la cuarta temporada. La Dama de Hierro es retratada como cruel y desalmada, frente al mito de la derecha “sin complejos”

Gillian Anderson, como Margaret Thatcher en la cuarta temporada de 'The Crown'. En vídeo, el tráiler de la serie.DES WILLIE / NETFLIX

The Crown es la triunfadora de los Emmy, y no tanto porque su cuarta temporada (la última por ahora) sea la mejor, sino por el mérito acumulado de haber enganchado incluso al espectador que no tenía de entrada especial interés por los culebrones de las familias reales, ni siquiera por los de la familia real por excelencia, la más mediática del globo.

La cuarta iba a ser la temporada de Diana Spencer, pero el personaje ha quedado eclipsado por una arrolladora Margaret Thatcher. Lady Di aparece frágil, víctima, maltratada; a ratos conmueve, tienes que compadecerla. La Dama de Hierro, sin embargo, irrita al espectador. Y también a Isabel II (una Olivia Colman más seca, distante y profesional que la joven reina que encarnaba en anteriores entregas Claire Foy, todo inocencia y candor).

Más información

El Emmy al papel de Gillian Anderson ha sido polémico porque la Thatcher que vemos en la serie de Netflix parece cruel y desalmada todo el rato, casi inhumana. Si la reina se ha vuelto fría, la Dama de Hierro es gélida. Y a la vez volcánica, peleona, capaz de ganar cualquier pulso, sea con Argentina, con los sindicatos o con los presos en huelga de hambre. Solo cuando su hijo Mark se pierde en el París-Dakar se la ve vulnerable, y no demasiado. Eso sí, cree en lo que hace: está convencida de que tiene una misión histórica que solo ella puede cumplir. Fue algo así. Thatcher dio paso, junto con Reagan, a un ciclo neoconservador, o neoliberal, cuyos efectos llegan hasta hoy, aunque las últimas crisis de 2008 y 2020 hayan derribado buena parte de sus dogmas.

Los que abogan por una derecha “sin complejos” reivindican a Thatcher a pesar de que ella misma se ocupó de despejar ambigüedades al visitar a Pinochet en Londres en 1998. El pretendido titán liberal ligó su leyenda a la del tirano sanguinario. Hay ahí más contradicciones que complejos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción