columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Que caiga Gilead

El distópico régimen represor, patriarcal y puritano de ‘El cuento de la criada’ apela a algunos debates del presente

Elisabeth Moss, en una escena de la cuarta temporada de 'El cuento de la criada'. En vídeo, el tráiler de la última temporada.EPV

Gilead es, en la serie El cuento de la criada (en HBO), lo que queda de unos Estados Unidos convertidos en un feroz régimen totalitario, represor, patriarcal, ultrarreligioso y puritano. (Algo así acaba de pasar en Afganistán. Y pasa en muchos otros países de los que hablamos menos).

En Gilead, la familia vuelve a su versión tradicional en una atmósfera decimonónica. Las esposas dejaron de trabajar para ser amas de su casa. Sus maridos las pueden azotar. Las escasas mujeres fértiles son secuestradas, violadas y obligadas a engendrar a los hijos de las familias bien. (En España el 13% de las mujeres dice haber sufrido agresiones o abusos sexuales. Cada año hay casi 30.000 víctimas de violencia machista, esa que los ultras se empeñan en negar. En terceros países hay granjas de mujeres gestantes).

Más información

En Gilead, el natalismo es cuestión de Estado y el aborto se castiga con la pena de muerte. (Texas acaba de aprobar tales restricciones al aborto que puede ser castigado un taxista por llevar a una mujer a la clínica. El Tribunal Supremo ha evitado pararlo).

Los hombres de Gilead apenas tocan a sus castas esposas, pero se desfogan en burdeles. (Dice la ONU que hay en el mundo al menos 2,5 millones de víctimas de trata, en su mayoría para la explotación sexual).

En Gilead, las lesbianas son “traidoras a su género”, y ejecutadas o deportadas a las colonias, lugares tóxicos por la radiación. (En plena UE, ciudades de Polonia se declaran “libres” de LGTBI y en Hungría nada sobre la homosexualidad puede estar al alcance de los menores. De ataques homófobos aquí ni hablamos).

Las mujeres esclavizadas en Gilead se juegan la vida por escapar a Canadá, donde se les da refugio a ellas y a los niños que logran sacar. (Occidente levanta muros a los que piden asilo. También a mujeres oprimidas y a niños).

Esperamos con ansiedad la quinta temporada de El cuento de la criada, a ver si nos regala de una vez la derrota de Gilead. El fin de la regresión.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción