¿Por qué RT y Sputnik en español tienen tanto éxito en redes?

Los medios públicos rusos tienen un alcance enorme en plataformas en América Latina

Imagen de archivo de la sede del canal estatal RT en Moscú (Rusia).
Imagen de archivo de la sede del canal estatal RT en Moscú (Rusia).YURI KADOBNOV (AFP)

La profesora de la Universidad de Washington Kate Starbird ha decidido investigar cuáles eran los dominios de medios en inglés más compartidos en Twitter sobre la invasión rusa de Ucrania. No había apenas sorpresas: YouTube y grandes medios como Reuters, The New York Times o The Guardian. Pero entonces miró en su base de datos qué ocurría cuando los tuits eran en español. Salía una sorpresa: el canal estatal ruso RT en Español era el primero, por encima de YouTube, la página argentina Infobae, EL PAÍS y CNN en Español.

La cantidad de tuits en español en la base de datos de Starbird era pequeña. Entonces Esteban Ponce de León, investigador del Digital Forensic Research Lab del Atlantic Council, fue a mirar más específicamente qué ocurría en español con una muestra mayor. El puesto de RT en Español bajaba algo, pero no sustancialmente: entre el 24 de febrero y el 11 de marzo estaba entre los seis primeros. Ponce de León distinguía el lugar de RT contando solo tuits originales (sexto puesto), solo retuits (primero) y mezcla de ambos (tercero). Sputnik en español también se colaba en el top 15.

Ponce de León descubrió, tal como explica por vídeoconferencia a EL PAÍS, que un número sustancial de las cuentas que más retuiteaban a ambos canales podían ser falsas. Escogió las 100 cuentas que más retuiteaban cada uno de los canales de RT y Sputnik en español y, tras eliminar las que se solapaban, se quedó con 171. DFRLab trasladó esa base de datos a Twitter, que ha admitido a este periódico que “están mirando” si pertenecen a alguna red de influencia falsa. Sea como sea, dice Ponce de León, “aunque el impacto de las cuentas inauténticas es grande, hay una audiencia orgánica muy fuerte”, dice.

Además de las cuentas de los propios medios, Rusia tiene un puñado de cuentas de embajadas y administraciones que son las que reciben más interacciones cuando tuitean enlaces a los canales. Por orden, según Ponce de León, son la cuenta del Ministerio de Exteriores ruso en español, las embajadas de Rusia en México y España, y el embajador de Rusia en Venezuela. La mayoría de estas cuentas de embajadas no están designadas por la etiqueta de Twitter “organización gubernamental”. Según un portavoz de la plataforma, están en ello: “Estamos en el proceso de expandir nuestras etiquetas de cuentas gubernamentales a embajadas rusas adicionales para agregar contexto a las personas que interactúan con estas cuentas en Twitter”, dice.

Mientras, aunque el contenido de la cuenta principal de RT en Twitter no es accesible desde España, la embajada en México tuitea enlaces que sí funcionan.

También hay presuntas cuentas secundarias que estaban en pausa que se han reactivado tras la suspensión de la cuenta principal en la Unión Europea. Después de que este periódico advirtiera a Twitter sobre la cuenta @Actualidad RT1, la compañía la ha suspendido “permanentemente por infringir nuestra política de identidades engañosas”, según un portavoz.

Cuenta alternativa de RT en Español
Cuenta alternativa de RT en Español

La BBC encontró esta semana que el Gobierno ruso tiene “una enorme red de cuentas oficiales de Twitter: más de 100″, explica el medio público inglés. “Van desde cuentas que representan misiones o embajadas extranjeras, con unos pocos miles de seguidores, hasta cuentas con más de un millón de seguidores”, dice.

La BBC se refiere al inglés. Pero en español, quizá por ser un ecosistema distinto de medios y una audiencia más cautiva, su eficacia es mayor.

Twitter no es el único caso de éxito de RT en Español. En Facebook tiene más de 18 millones de seguidores, mientras que el canal principal tiene 7. Antes del bloqueo de YouTube, el canal en español tenía 5,9 millones y el inglés 4,65. A pesar de las limitaciones oficiales en Europa o de la suspensión de sus canales en YouTube, la voz rusa sigue colándose como puede por las rendijas que dejan las plataformas.

Un canal secundario de Facebook, RT Play en Español, publicó un vídeo el primer día de la invasión que lleva más de 2 millones de visualizaciones. RT en Español mantiene su canal en Telegram, que ha subido más de 70.000 usuarios desde el principio del conflicto hasta 190.000, y ha empezado a crecer en Odysee, una plataforma alternativa a YouTube promovida tras el ataque al Capitolio de enero de 2021. Aunque sus canales allí tienen solo unos miles de seguidores, desde DFRLab ya analizan su ritmo de crecimiento.

Qué pasa con el español

¿Por qué tienen más éxito en español? La profesora Starbird, preguntada por correo por EL PAÍS, tiene dos hipótesis: “Uno, las operaciones de influencia en español de Rusia (sobre Ucrania) en las redes sociales son más efectivas que en inglés, o dos, las redes sociales son mejores al tomar medidas contra las operaciones en inglés que en español”, dice. “Mi sensación es que la respuesta es una combinación de ambos, pero es difícil saber cuánto es uno u otro”, añade.

La siguiente pregunta que se hace Starbird es si este fenómeno depende sobre todo de las redes sociales de internet o tiene raíces más profundas: “Es importante comprender que la desinformación a menudo fluye sobre redes preexistentes y se construye a partir de los cimientos de campañas pasadas”, dice. “Aunque tendemos a asociar las campañas de desinformación rusas recientes con la política populista de derecha (por ejemplo, en EE UU y Reino Unido en 2016), la propaganda del Kremlin toca todos los lados del espectro político, y si miramos hacia atrás 20 o 40 años, las campañas de desinformación del Kremlin a menudo se dirigieron a movimientos de izquierda en todo el mundo, incluso en América Central y del Sur”, añade.

La opinión de Starbird se entiende mejor si nos fijamos en el papel que han tenido algunos gobiernos latinoamericanos en los últimos años, según Iria Puyosa, investigadora del DFRLab: “Los medios rusos, muy especialmente RT en Español, han contado con apoyo oficial de gobiernos de América Latina para penetrar en el mercado informativo de nuestros países. La promoción desde los gobiernos es fundamental para entender cómo RT llega a establecerse como una opción en varios países del continente”, dice. “En 2005, se fundan Russia Today [actual RT] y Telesur (en un consorcio entre los gobiernos de Argentina, Ecuador, Cuba, Uruguay y Venezuela) y desde el inicio tuvieron coincidencias en su línea informativa, especialmente en sus cuestionamientos a los gobiernos de Estados Unidos y Europa. La propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner participó junto con Vladímir Putin en una videoconferencia en vivo para dar inicio a las transmisiones de RT para Argentina”, añade.

Desde ahí la combinación de material entre los medios públicos rusos y latinoamericanos creció. También hay que tener en cuenta la intención del Kremlin al centrarse en América Latina: “Rusia ha invertido en su presencia en el mercado informativo latinoamericano. RT tiene una plantilla de más de 30 periodistas en Latinoamérica, mientras que CNN tiene menos de 20 corresponsales”, dice Puyosa.

Hay algo en todo el panorama de fomento de la visión rusa del mundo en el panorama digital que escapa cualquier geografía: es barato. “Independientemente de si estas cuentas son efectivas para difundir narrativas a favor del Kremlin o cambiar opiniones en el extranjero, casi siempre vale la pena intentarlo porque la desinformación digital es relativamente barata de hacer y difundir”, dice Yevgeniy Golovchenko, investigador en la Universidad de Copenhague, por correo a EL PAÍS. “Específicamente en inglés en Twitter, la desinformación pro-Kremlin sobre temas seleccionados ha sido relativamente limitada según mi propia investigación, pero esto no significa que sea así en otros idiomas”, añade.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Jordi Pérez Colomé

Es reportero de Tecnología, preocupado por las consecuencias sociales que provoca internet. Escribe cada semana una newsletter sobre los jaleos que provocan estos cambios. Fue premio José Manuel Porquet 2012 e iRedes Letras Enredadas 2014. Ha dado y da clases en cinco universidades españolas. Entre otros estudios, es filólogo italiano.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS