Evelyn Córdova, la tuitera que vaticinó el Nobel para Abdulrazak Gurnah: “Por fin el mundo va a conocerlo”

Una economista venezolana afincada en Chile venía reivindicando en solitario en la red social desde 2013 que la Academia Sueca reconociera el trabajo del escritor tanzano

Evelyn Córdova Villanueva posa junto a dos de las novelas del Premio Nobel de Literatura Abdulrazak Gurnah.
Evelyn Córdova Villanueva posa junto a dos de las novelas del Premio Nobel de Literatura Abdulrazak Gurnah.

El único libro que se pudo permitir Evelyn Córdova Villanueva (Maracaibo, Venezuela, 1975) cuando llegó a Chile hace nueve años era En la orilla, del escritor tanzano Abdulrazak Gurnah. Era un ejemplar editado por un sello independiente español, que compró por su reducido precio en una librería frente al Palacio de la Moneda, en Santiago. Una vez lo terminó de leer, en 2013, vaticinó en Twitter que Gurnah sería algún día candidato al Nobel de Literatura, y, en años sucesivos, repitió en la red social su deseo de que así fuera. Este jueves, tras hacerse realidad su sueño, algunos usuarios de la plataforma reclaman a la Academia Sueca que la inviten a la entrega del galardón: ‘’Ojalá los escuchen. Soy capaz de vestirme de gala aunque sea en línea’', asegura por videoconferencia a EL PAÍS.

Cada año, con motivo de la concesión del Nobel, se cruzan en Twitter miles de apuestas y vaticinios. En los días previos, se produce en la red social preferida para los debates una avalancha de mensajes a favor y en contra de autores como Murakami, Adonis o Marías. Sin embargo, si se realiza una búsqueda con el nombre completo o simplemente el apellido de Abdulrazak Gurnah y las palabras “Nobel” o “Nobelprize”, entre los millones de mensajes en cualquier idioma publicados en Twitter desde que se creó en 2006 hasta este miércoles, víspera de la concesión del premio, solamente aparecen tuits de una única cuenta: la de Córdova, que se hace llamar en la plataforma @hijadeFortuna.

Haber abogado por que Gurnah ―un autor desconocido para el gran público que hasta ayer solo había vendido unos 3.000 ejemplares de sus novelas en Estados Unidos― recibiera este premio le ha valido a Córdova cientos de nuevos seguidores y menciones en tan solo unas horas, que, lejos de abrumarla, le han hecho sentir que ha sido ‘’el puente para que las personas conozcan su mensaje y su trabajo’'. De hecho, se muestra feliz por haberse dado cuenta de que ‘’Twitter de verdad puede hacer magia’'. Hasta ahora, no se había atrevido a escribir un correo electrónico al escritor para expresarle su admiración, pero desde hoy se plantea hacerlo, y tiene la esperanza de que responda.

“Profetizo que Abdulrazak Gurnah será candidateado al Nobel de Literatura”, vaticinó en su primer tuit sobre el escritor, publicado el 2 de febrero de 2013. Unos meses después, aseguró que “que el trabajo de Abudulrazak Gurnah no sea ampliamente (re)conocido es, per se, un crimen contra la humanidad”. Finalmente, en octubre, cuando se hizo público el galardón, que ese año recayó en la canadiense Alice Munro, protestó airadamente porque no se lo hubieran concedido.

En 2016 volvió a pedir el galardón para Gurnah, esta vez en sendos tuits en español e inglés: “Espero que Abdulrazak Gurnah sea tomado en consideración para el Nobel de Literatura de este año” y “D-os, que Abdulrazak Gurnah se gane el @Nobelprize de Literatura de este año”. Tampoco se lo dieron entonces, pero no se rindió. En octubre de 2019 volvió a dirigirse a la Fundación Nobel: “Espero ver algún día al profesor Abdulrazak Gurnah laureado con el premio de Literatura”.

A pesar de la felicidad que esta venezolana ha sentido al conocer la noticia que llevaba esperando ocho años, asegura sentir ‘’una mezcla de alegría y tristeza’' porque compró aquel primer ejemplar de Gurnah básicamente por lo barato que era. En cuanto se enteró de que, por fin, el tanzano era Premio Nobel, abrazó los libros mientras lloraba: ‘’Por fin el mundo va a conocerlo’'.

Desde que leyó su primera novela, Córdova, que se declara una ‘’lectora que devora libros como forma de vida desde los cinco años’', ha seguido el trabajo del escritor, no solo como novelista, sino como profesor universitario de literatura. Su esperanza es que sus tuits también contribuyan a que el resto de lectores llegue a las historias de opresores y oprimidos que Gurnah escribe desde la propia experiencia y que Córdova, como migrante, siente como propias. ‘’Abdulrazak Gurnah me hizo comprender como veía las cosas la otra parte, el opresor’', explica.

Córdova ha leído a Gurnah tanto en español como en inglés Además de reclamar con insistencia el premio Nobel para él, también ha hecho durante estos años proselitismo de sus libros en la red social. “Te recomiendo la novela By the sea, de Abdulrazak Gurnah, también de Zanzíbar”, aconsejaba en diciembre de 2014 a un tuitero que expresaba su sorpresa porque el cantante Freddy Mercury hubiera nacido en Tanzania.

En un último tuit, publicado este jueves, Córdova ha podido finalmente celebrar en la red la concesión del premio a su ídolo. Bajo una foto tomada por su esposo en la que aparece con un ejemplar de una de las novelas de Gurnah, la profeta tuitera proclama en inglés: “Gracias desde el fondo de mi corazón, @NoblPrize. He estado esperando este momento desde 2013. Querido profesor Gurnag, mi vida está llena de felicidad en gran parte gracias a su trabajo y a quien es usted. Gracias”.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción