Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google integra su traductor en Maps y acelera la era del intérprete virtual en la vida cotidiana

Una de las apps más usadas para viajar permitirá reproducir mensajes en otras lenguas para facilitar conversaciones

Imagen del mapa de Londres con la app Google Maps y sus nuevos iconos de puntos de interés turístico.
Imagen del mapa de Londres con la app Google Maps y sus nuevos iconos de puntos de interés turístico.

Google quiere convertir en habitual que usemos el móvil para traducir algunas conversaciones con extranjeros. Desde hoy y durante las próximas semanas, Google Maps implementará dos facilidades que implicarán usar aún más el móvil para moverse en el extranjero: primero, la app permitirá reproducir en la lengua original con el altavoz las direcciones o lugares donde queremos ir, por si debemos decírselo al taxista o pedir una indicación por la calle. Segundo, Maps llevará integrado Google Translate, su aplicación para traducir conversaciones en directo. El objetivo es seguir hablando mediante el móvil con la persona a quien le hemos leído la dirección adonde vamos.

La novedad hará que tengamos más a mano y seamos más conscientes de los modos en que un intérprete virtual puede ayudar en el extranjero: en un restaurante ruso o en un remoto pueblo árabe. Hoy es poco común ver a dos personas por la calle hablando en lenguas distintas esperando a que el móvil les reproduzca o traduzca una frase. Por la magnitud de la compañía, las posible popularización de las dos novedades de Google pueden ir limando esos reparos.

Google integra su traductor en Maps y acelera la era del intérprete virtual en la vida cotidiana

Los dos cambios deberían poder usarse antes de fin de mes. El paso de Google refleja su confianza en la mejora enorme que vive desde 2016 la tecnología para traducir texto en directo. Hace tres años la traducción automática era por palabras, ahora la introducción de redes neuronales permite tratar frases.

El proceso de traducción consiste de momento en que un software de reconocimiento del habla transcriba las palabras a texto. Luego la red neuronal lo traduce y un audio reproduce el texto en la lengua de destino. Google trabaja desde hace meses en el proyecto Translatotron, para lograr traducir directamente el discurso oral sin pasar por texto.

Google es la multinacional que lidera estos procesos, pero hay otras empresas que ya tienen en el mercado auriculares con inteligencia artificial que traducen en directo lo que dice otra persona. Son aparatos que necesitan estar conectados a la red y que no son realmente simultáneos. El WT2 Plus y el Ambassador ya dan un servicio correcto y más discreto –aunque no gratuito– sin necesidad de usar el móvil como transmisor de la conversación.

A pesar de que es menos intrusivo, la paciencia para esperar la traducción sigue siendo necesaria. No ha llegado el momento aún de estar en un bar de una ciudad remota y que un aparato en nuestra oreja logre reproducir las conversaciones ajenas de otras mesas mientras ocurren, como nuestro oído en nuestra lengua. Pero no está tan lejos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información