Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Viajar al extranjero en vacaciones? Esto es lo que hay que saber sobre el ‘roaming’

Transcurrido un año de la eliminación del pago por el uso de redes móviles en la UE, conviene conocer ciertos detalles

Roaming
Un hombre sujeta un móvil en el metro de París AFP

Ya ha pasado un año desde que, por fin, las autoridades de la Unión Europea pusieron coto al abuso que suponía pagar en territorio comunitario un sobrecoge en concepto de roaming, el empleo de las redes móviles fuera de las fronteras de España. Todo un despropósito que ya, en teoría, no tiene razón de ser pero cuya eliminación no está del todo clara para muchos que van a viajar este verano.

¿En qué consiste la eliminación del roaming en la UE?

La iniciativa es clara: la Unión Europea representa la eliminación de facto de las fronteras de los países miembros y, en consecuencia, los gastos en telefonía deben aplicarse de la misma manera que si uno no abandonara el país. Dicho de otra manera, al ciudadano se le debe cobrar exactamente igual por el uso de su móvil en Madrid que ese mismo móvil operando en París o Berlín. Esta lógica se extiende también a los bonos de datos y llamadas que el cliente tenga contratados en su país de origen. Al principio puede dar un poco de ‘vértigo’ disfrutar de YouTube en el móvil por las calles de Ámsterdam, pero se le aplicará el mismo coste del paquete de datos contratado en España. En principio, las autoridades de la Unión Europea obligan a aplicar esta eliminación en los 28 países miembros además de Noruega, Islandia y Liechtenstein, lo que sucede es que algunos operadores han extendido este listado a otros destinos, aunque ya sujeto a promociones particulares.

No todo es gratis total

No todo vale en la eliminación del roaming. Uno de los mayores temores de los operadores se fundamentaba en que un ciudadano de la Unión podía contratar una tarifa más competitiva en un país y consumirla en otro en el que realmente residía. En este sentido, las autoridades contemplan un fair play por parte del usuario y advierten que los operadores vigilarán el consumo de datos en el extranjero de sus clientes. Si consideran que los gastos de la línea son más elevados fuera de su residencia habitual, deberán contactar con él y advertirle de este hecho y posteriormente aplicarle algún tipo de recargo. A esto se refieren las autoridades de la UE como una “política de utilización razonable”. La eliminación del roaming, según el espíritu de la normativa, se concibe para aquellos que “viajan ocasionalmente”.

Precauciones a adoptar

En principio, la normativa es clara y deja poco margen a la interpretación, pero hay que tener en cuenta que la eliminación del roaming se circunscribe a un ámbito específico y no resulta difícil salirse de él cuando se está de viaje. Así, en un crucero, uno puede salir de una ciudad europea y amanecer en otra no perteneciente a la Unión, y es aquí donde los operadores juegan con las viejas cartas y precios de infarto. Las operadoras están obligadas a informar mediante SMS de los precios a los que se tarificará una vez el móvil se conecte a la nueva red, pero en los viajes en los que se cruzan varias fronteras es fácil relajarse. Un buen consejo, en este sentido, puede ser desactivar la itinerancia ante la duda y activarla en destino una vez tengamos la certeza de seguir en los límites de la UE.

En caso de dudas, mejor dejar los datos desactivados y recurrir a otras tácticas para lograr acceder a Internet sin pagar un solo euro.

Más información