Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Viajando por el extranjero? Así se pueden encontrar redes wifi fácilmente

Cómo conseguir estar conectado en nuestros viajes sin arruinarse con el ‘roaming’

Varias personas utilizan la red Wi-Fi de un café.

Sí, es cierto que por fin la factura de gastos del roaming se va a ver considerablemente reducida para aquellos que viajen por los países que conforman la Unión Europea, pero ¿qué sucede cuando viajamos por el resto del mundo? Lo más prudente es sin duda desactivar la itinerancia de datos para evitar que nuestro móvil se conecte a Internet a tarifas prohibitivas y desear encontrar pronto una red wifi que nos permita volver a la conexión. Sin embargo, en lugar de ser reactivo, se puede ser proactivo en la búsqueda de conexión a Internet, y sin gastar un solo euro. ¿Cómo conseguirlo? Una manera de hacerlo, sin duda, es conocer todas las contraseñas de las redes wifi de los aeropuertos, y sí, hay una app que lo hace, pero en realidad hay muchas más formas de encontrar accesos gratuitos.

WiFiMap, más de 100 millones de puntos de acceso gratuitos

El mayor problema al que se enfrenta el viajero no reside en la ausencia de redes wifi gratuitas, sino en no saber dónde se encuentra. En torno a esta circunstancia, un grupo de desarrolladores tuvo la feliz idea de crear una gran base de datos con los hotspots y hacerlo en torno a una aplicación: WiFiMap. Esta app, con versiones para iOS y Android, informa al usuario de la ubicación de las redes inalámbricas más cercanas y su clave de acceso; pero la principal novedad que aporta es que esta información está viva y puede ser mantenida por los propios usuarios. Así, si uno accede a uno de los cafés cercanos -también hay domicilios particulares que comparten generosamente su conexión- y comprueba que la contraseña ha cambiado, puede actualizar esta información para que los que vengan por detrás puedan conectarse sin problemas. Esta app permite además descargar antes del viaje todas las claves del país del destino, de forma que no se incurran en gastos innecesarios.

FON, el pionero

FON fue la primera compañía en crear una red de conexiones wifi compartidas entre sus usuarios, y en la actualidad cuenta con cerca de veinte millones de puntos de acceso repartidos por todo el globo. Si bien este servicio ofrece wifi de pago, los precios son mucho más económicos que la conexión mediante roaming y la calidad de las redes suele ser superior a las que podamos encontrar abiertas. El funcionamiento es sencillo: se debe descargar la aplicación en el móvil (disponible en iPhone y Android) y consultar el mapa con los puntos de acceso. Una vez nos conectemos a uno de los hotspot, podremos adquirir bonos de acceso a un precio más económico que las tarifas de roaming y redes móviles. La aplicación emplea además un algoritmo que descarta aquellas redes que históricamente han ofrecido conexiones pobres (la conexión a los hotspot se realiza en segundo plano).

Buscando a las grandes cadenas

Este es probablemente el recurso más evidente y sencillo: es bien sabido que cadenas como McDonald’s o Starbucks ofrecen wifi gratuito de bastante calidad a sus clientes por todo el mundo y por ello, otra eficaz alternativa puede ser visitar estos locales durante nuestros viajes por el mundo. Por lo general, los grandes bares y cafeterías cuentan con redes inalámbricas a las que se puede uno conectar, a cambio, eso sí, de efectuar alguna consumición.

Lo que no debemos relajar bajo ninguna circunstancia es nuestra seguridad al conectarnos a redes abiertas: lo más indicado es utilizar alguna herramienta VPN que evite, en lo posible, el acceso de manos ajenas a nuestra conexión, y si no podemos hacerlo, evitar a toda costa introducir contraseñas o acceder a webs con información sensible, como la cuenta bancaria.