Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Apps’ para personas mayores y para quienes les cuidan

El uso de los móviles alcanza por igual a todos los tramos de edad y la atracción por estos dispositivos es igual para alguien mayor de 65 años que para un millennial

Un hombre mayor con un teléfono móvil.

El uso de dispositivos móviles alcanza por igual a todos los tramos de edad y la atracción por estos dispositivos es igual para alguien mayor de 65 años que para un millennial. De hecho, según el informe anual de La Sociedad de la Información en España, publicado por la Fundación Telefónica, los internautas mayores de 65 han aumentado considerablemente el uso de Internet: el 14,3% utiliza la mensajería instantánea semanalmente, un 52,5% de los ellos compra por Internet y un 27,2% ve o escucha contenido multimedia a través del móvil.

Evidentemente, hay teléfonos móviles con teclados grandes, sonido más alto y botones configurados para avisar a los servicios de emergencia, pero hacen poco más y ser mayor no significa que se deba renunciar a los adelantos de esta época transformadora, como las videollamadas, los casual games, las redes sociales o la mensajería instantánea, entre otras muchas ventajas del ecosistema digital.

Por otra parte hay una serie de aplicaciones que pueden ayudarles en su día a día, haciéndoles más independientes, permitiéndoles controlar ellos mismos sus citas médicas, sus gestiones, a orientándose por sí mismos gracias a aplicaciones con GPS, y sin que tengan que depender de que alguien les acompañe. Por otra parte, muchas de estas aplicaciones pueden ayudarles a mantener la mente activa con juegos, contenidos audiovisuales o lecturas a través del móvil.

Herramientas digitales que facilitan su vida

Existen apps sencillas y preinstaladas en los móviles que pueden servir de ayuda, como usar la cámara a modo de lupa. De hecho, si se quiere instalar una aplicación específica para esto existen varias en las tiendas de aplicaciones que además combinan en enfoque con el modo linterna del flash de la cámara para generar una mejor ampliación, por ejemplo de las letras pequeñas.

En cuanto a la accesibilidad del teléfono, podemos contar con aplicaciones que agrandan los iconos y el tamaño de las letras para facilitar el uso del teléfono a los más mayores. Una de ellas es Wiser, un lanzador de aplicaciones que transforma los iconos, letras y botones en objetos de mayor tamaño, y por lo tanto, más sencillos de identificar y usar. Lo mismo hace Help Launcher, que permite a las personas mayores con visión reducida poder identificar los objetos de la pantalla del móvil. Big Launcher, sería otra de estas apps que ayudan a la motricidad de los mayores, ayudándoles a no fallar a la hora de clicar en una u otra aplicación. Los esquemas de color de alto contraste, la marcación directa, las notificaciones a toda pantalla y con diferentes tamaños de letra, que ofrecen estas aplicaciones, permiten usar el teléfono sin necesidad de gafas haciéndolas 100% accesibles.

Relacionado con el problema de la motricidad está también el poder escribir adecuadamente en un teclado tipo Qwerty, para ello Swiftkey, de Microsoft, ha desarrollado un teclado lo suficientemente grande como para que una persona mayor pueda escribir sin ningún miedo a escribir palabras equivocadas y sin sentido. Aporta para ello predicción de la siguiente palabra y autocorrección inteligente.

Como una vuelta de rosca más tendíamos aplicaciones tipo Ultimate Volume Booster, un desarrollo que nos deja superar el nivel de sonido que establece el fabricante del móvil, para que las personas con problemas auditivos puedan escuchar perfectamente las llamadas o notificaciones. Aunque también habría que recordar que la vibración del móvil puede ser también una buena forma de avisar a las personas con problemas de oído sin molestar a los demás con tonos de volumen desorbitado.

Cabe destacar también la app Simple Senior Phone, una aplicación que funciona como los lanzadores o interfaces antes mencionados, pero que incluye una buena selección de accesos básicos para gente mayor, como llamadas, mensajes, calculadora, cámara e incluye botones tan útiles como ‘SOS’ y ‘LOCATE’, que envían la ubicación del dispositivo y petición de ayuda a los contactos que se hayan establecido como prioritarios en caso de emergencia.

Si lo que nos da miedo es que uno de nuestros mayores no sepa manejar determinados programas o funciones de su smartphone podemos optar por aplicaciones como Oscar Senior, que conecta a estas personas mayores con sus familiares. En esta aplicación se integran redes sociales, mensajería instantánea y videollamadas, pero además se puede configurar de manera remota, lo que permite a otros miembros de la familia ayudar a resolver problemas puntuales de administración del dispositivo, añadir contactos o instalar aplicaciones desde cualquier parte.

Por último, una app solo para iOS diseñada expresamente para mayores, Silver Surf, un navegador móvil pensado específicamente para mayores de 50 con botones de navegación grandes, zoom de texto dinámico y visualización de alto contraste, entre otras características.

'Apps' para el cuidado personal y la salud

Gestionar toda la cantidad de pastillas y medicamentos que debe tomar una persona mayor no es tarea fácil, sobre todo si no se quieren confundir las tomas o repetir equivocadamente una dosis. Aplicaciones como Medisafe o Alarma de medicación o MyTherapy (en su versión anglosajona) evitan olvidarse de las pastillas con alarmas que llevan a rajatabla cualquier tratamiento por muy complejo que sea. E incluso disponen de la opción para avisar a familiares en caso una toma específica no hay sido registrada. Por otra parte, permiten configurar un registro de síntomas y hasta informes de salud que se pueden imprimir o enviar.

Los episodios de desorientación también son muy comunes a ciertas edades, sobre todo en casos de demencia senil o Alzheimer. Para paliarlo podemos contar con la geolocalización por GPS de los móviles. Aplicaciones como Life 360 o bSafe permiten que la persona que se ha perdido active una alarma para enviar su ubicación, además de audio y vídeo en tiempo real, a los miembros de la familia. Incorpora además temporizadores configurados previamente que envían un mensaje de emergencia en caso de que el usuario no haya confirmado que está bien en un periodo de tiempo establecido.

Red Panic Button, por su parte, es una aplicación muy sencilla de usar, ya que la integra un simple botón que en una situación de emergencia nos pone en contacto directo con la persona que se haya configurado. La aplicación envía un mensaje que contiene la información de ubicación a través del GPS.

Hacer ejercicio es bueno a cualquier edad, pero en la madurez es más que conveniente moverse, ser dinámico o al menos caminar. Pensando en ello podemos instalar en el móvil el clásico podómetro convertido en aplicación. Algo que también está presente en las pulseras de ejercicio o relojes inteligentes. Contador de pasos o Podómetro y entrenador de peso son dos aplicaciones cuyo fin es motivar animando al usuario a hacer ejercicio y compartir sus progresos.

En Estados Unidos existe una curiosa propuesta llamada SingFit, que propone el uso de canciones como terapia antiestrés, ya que eleva el estado de ánimo y ayuda a centrarse y moverse a las personas mayores cuando cantan sus temas favoritos.

Un poco de entretenimiento

El entrenamiento de la mente para mantenerla despejada y activa es otra de las funcionalidades que puede proporcionar el móvil a la gente mayor. Juegos de memoria, Neuronation o Peak –Brain Games son aplicaciones que proponen retos sencillos, pero también complicados, para estimular el cerebro. También juegos tipo ‘casual games’ de rapidez mental, como el famoso Candy Crush, o de habilidad, como el mítico Angry Birds y similares, pueden ayudar a mantener la mente despejada. Por supuesto los juegos tipo ‘Room Escape’, como Spotlight: Room Escape o Room Escape Game - EXITs, o puzles, como Brain It On! - Physics Puzzles, son también muy útiles para este fin.

Escuchar la radio es una de las aficiones de mucha gente mayor y cualquier smartphone permite escuchar varias emisoras tanto en directo como en diferido, tipo podcast. Simple Radio, MyTuner, iVoox o Podium Podcast, son ejemplos de aplicaciones para escuchar radio en directo o bajo demanda, en el caso de las dos últimas, nos proponen programas y series en audio, como los clásicos seriales, que son una buena alternativa para sentarse en un parque a escucharlos.

Ya que la vista se cansa mucho a partir de determinadas edades es mejor que lean por nosotros. Afortunadamente el mercado de audiolibros está en pleno crecimiento y podemos contar con una biblioteca bastante extensa en plataformas digitales como Audible o Storytel, que se convierten en la fuente perfecta de literatura para cualquier persona de la tercera edad con problemas de visión.

Más información