Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos británicos crean el ‘christmas’ más pequeño del mundo

La felicitación es tan diminuta que cabrían doscientos millones de ellas en un sello de correos

La felicitación navideña.
La felicitación navideña.

El libro Guinness de los récords está repleto de ejemplos de marcas imposibles alcanzadas por el ser humano en todo tipo de ámbitos, y la que ha logrado un equipo de científicos británicos no cabe duda de que quedaría convenientemente registrada si fuera presentada. Investigadores del Instituto Nacional de Metrología británico han creado la que sin duda será la felicitación navideña más pequeña del mundo, una tarjeta que mide apenas quince micrómetros de ancho por veinte de alto (un micrómetro es la milésima parte de un milímetro).

Si el dato métrico en sí no le dice mucho, posiblemente sí lo haga este ejemplo: este christmas es tan diminuto que cabrían doscientos millones en un solo sello de correos y . Uno podría pensar que una felicitación tan inimaginablemente pequeña apenas tendría motivos navideños, pero no es así: el equipo ha logrado dibujar un muñeco de nieve en su portada, y en el interior un “feliz Navidad”, junto con la firma del NPL (National Physical Laboratory), los autores de la tarjeta.

Como suele suceder en este mundo, no hay nada que no se haya creado antes y en el caso que nos ocupa, a alguien ya se le había ocurrido la idea de crear un micro-Christmas -que ostentaba el récord, hasta la fecha-, solo que éste lo supera en diez veces en sus liliputienses dimensiones.

Los científicos del NPL han empleado una capa minúscula de platino que fue estampado empleando un rayo de iones y todo ello no solo para felicitar las fiestas, sino con un objetivo mucho más amplio: demostrar al mundo de lo que son capaces. “Hemos empleado para la creación de esta tarjeta los mismos materiales que usamos para medir con precisión el grosor de elementos extremadamente pequeños”, ha explicado uno de sus creadores, David Cox.