Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xiaomi lanza el Mi A1 con Android One para abrirse al mundo

La marca china adapta el Mi5X a los gustos de fuera de China con el sistema de Google y se adentra en Europa de forma oficial. En España todavía no

Imagen del Mi5X, que es idéntico al MiA1.

Xiaomi le está perdiendo el miedo al proceso de internacionalización. La marca china lo ha demostrado hoy en Nueva Delhi con la presentación del primer terminal que prescinde del sistema operativo MIUI y se integra en el catálogo Android One de Google. Así, el Mi A1 abre una nueva línea destinada a los mercados exteriores. India -donde Xiaomi cuenta ya con un 17% de cuota de mercado después de haber crecido un 55% en el último año- aparece en primer plano, pero el smartphone también inaugura de forma oficial la presencia de la empresa en algunos países europeos -Bulgaria, República Checa, Grecia, Hungría, Polonia, Rumanía y Eslovaquia-, americanos -Chile, Colombia, México, y Uruguay- y de Oriente Medio. España, no obstante, tendrá que seguir echando mano de los canales de importación paralela para adquirirlo.

Eso sí, el Mi A1 es una copia casi exacta del Mi5X que se comercializa en China desde hace mes y medio. Se trata de un terminal de cuerpo metálico, con una pantalla de FHD de 5,5 pulgadas, que fía casi todo su atractivo a la cámara dual que monta. No en vano, la configuración de este elemento sigue la que tan buenos resultados ha dado en terminales como el iPhone 7 Plus o el OnePlus 5 -precisamente, los móviles que ha utilizado durante la presentación para comparar sus fotografías-, con dos objetivos con distancias focales diferentes para lograr un zoom óptico de dos aumentos al que se suma otro digital que llega hasta 10X.

Tanto el gran angular como el teleobjetivo de 50 milímetros están emparejados con dos sensores de 12 megapíxeles. La única pega está en la carencia de un estabilizador óptico que compense la relativamente escasa luminosidad de las ópticas que utiliza la doble cámara -f 2,2 y f 2,6 respectivamente-.

Pero no se puede olvidar que el MiA1 es un teléfono móvil de gama media que saldrá al mercado en India por 14.999 rupias (200 euros al cambio) y con características que lo convierten en uno de los terminales con la mejor relación calidad-precio del mercado. Por un lado, monta el chip Qualcomm Snapdragon 625 -con ocho núcleos a una frecuencia máxima de 2 Ghz.- y lo acompaña de 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno. Por el otro, incluye carga rápida en su batería de 3.080 mAh., una ranura para dos tarjetas SIM -en la que también se puede ampliar la memoria interna a través de una MicroSD-, y elementos poco comunes como un puerto de infrarrojos o sonido de alta calidad.

Son características calcadas a las del Mi5X, con el que también guarda una similitud total en las dimensiones y el diseño. La gran diferencia, no obstante, está en el sistema operativo. El MiA1 correrá con el Android puro de Google, sin la capa de personalización diseñada por Xiaomi. También utilizará la nube de la multinacional estadounidense para almacenar las fotos de los usuarios, aunque mantendrá la tienda de aplicaciones Mi Store. A pesar de que la empresa no ha dado muchas explicaciones al respecto, es cierto que la capa de personalización MIUI -basada también en Android- es uno de los elementos que más chirrían al público no chino, que está poco habituado a su exceso de opciones y su elevado ‘peso’, que lastra también el rendimiento de los aparatos.

La marca de Pekín está preparando ya su desembarco en España, aunque antes de introducir sus móviles probará suerte con aparatos de su ecosistema inteligente

Además, el hecho de ser el primer producto Android One -generalmente dirigido a las gamas media y económica en países en desarrollo- de la marca china, propiciará que el MiA1 sea también el primer teléfono de Xiaomi que se actualice a Android Oreo, antes de final de año. La marca ha añadido que también estará en la parrilla de salida para adoptar Android P, sistema del que todavía apenas hay información. “Queremos ofrecer a nuestros usuarios internacionales una experiencia que se adapte a sus gustos y a sus necesidades”, ha comentado en la capital india Donovan Sung, director de Gestión de Producto y Marketing de Xiaomi Global, reconociendo implícitamente que su sistema operativo no tiene gran aceptación fuera de China.

En cualquier caso, a juzgar por la buena acogida que el Mi5X está teniendo en casa, parece que la empresa que dirige Lei Jun ha elegido el terminal correcto para abrirse al mundo. EL PAÍS ha podido probar el aparato que se vende en China y resulta muy interesante para el precio que tiene. Sólido y elegante, aunque es evidente que se ha inspirado en el diseño de rivales como el iPhone 7 Plus o el OPPO R11, ofrece características que habitualmente están en terminales que duplican su precio. Entre los puntos más positivos se encuentra el popular modo retrato de la cámara, que logra destacar al sujeto en primer plano desenfocando el fondo gracias a la combinación de las imágenes que ofrece la cámara dual y un algoritmo que obtiene resultados notables. Actualmente, en España se puede adquirir por menos de 200 euros en tiendas de importación paralela como GearBest.

Con el MiA1, Xiaomi parece dar un gran paso en su hasta ahora discreto proceso de internacionalización y da continuidad a la estrategia que inauguró con el Mi4i, que vio la luz primero solo para el mercado internacional y más adelante se convirtió en China en el Mi4C. Ahora el camino es el inverso, pero la apuesta es mayor. Además, este periódico ha podido confirmar que la marca de Pekín está preparando ya su desembarco en España, aunque antes de introducir sus móviles probará suerte con aparatos de su ecosistema inteligente.

Más información