Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elemental querido Sherlock

La compañía estadounidense IBM apuesta por su sistema de inteligencia artificial, Watson, para que transforme su negocio y el de millones de empresas gracias a sus habilidades "cognitivas"

Imagen del IBM Business Connect, un evento dirigido a profesionales.

Su nombre no homenajea a Watson, el fiel compañero del agudo detective inglés Sherlock Homes, sino a Thomas John Watson, el presidente que convirtió la empresa en una enorme multinacional gracias a su dirección y venta de tarjetas perforadas, y su máxima es aportar cognición (aprendizaje, atención, sentimientos, etc.) al servicio de las empresas. Pero Watson tiene una inteligencia que va mucho más allá de la de los magníficos personajes ideados por sir Arthur Conan Doyle, es un sistema informático de inteligencia artificial, desarrollado por IBM, que es capaz de responder a preguntas formuladas en lenguaje corriente.

IBM denomina a su inteligencia como "cognitiva" porque tiene el foco en funciones y procesos mentales como la comprensión o el aprendizaje. Watson aprende de la empresa y del mundo.

Pese al furor que ha despertado la inteligencia artificial en Silicon Valley, Watson ha logrado hacerse un hueco a base de grandes montantes en inversión y miles de trabajadores a su servicio en todo el mundo. Watson apenas tiene unos años, pero es la mayor esperanza para acabar de transformar a IBM en una empresa que vende solo servicios en la nube, no equipos.

Watson ha logrado hacerse un hueco a base de grandes montantes en inversión y miles de trabajadores a su servicio en todo el mundo

“El siguiente paso tras la digitalización de las empresas es añadir la inteligencia que aportan las capacidades cognitivas. Ese es el gran plus diferenciador, el salto cualitativo que puede ayudar a generar ventajas competitivas”, ha señalado Marta Martínez, presidenta de IBM España en el IBM Business Connect, un evento dirigido a profesionales.

Adaptar las capacidades de Watson a diferentes industrias supone un compromiso a largo plazo para IBM, quien destina muchos recursos para "enseñar" correctamente al conjunto de funciones cognitivas.

"Watson es un gran recurso para los oncólogos, les permite diagnosticar a los pacientes en base a todos los estudios que se publican en las revistas de oncología basándose en probabilidades", explicó Javier Berenguel de IBM España a EL PAÍS. Es capaz de leer un millón de estudios al segundo y aprender en tiempo real de los diagnósticos, los correctos y los incorrectos para mejorar sus capacidades. Es un miembro más del equipo del Centro oncológico de la Universidad de Carolina del Norte.

Según la multinacional, Watson tiene el potencial de ofrecer medicamentos y terapias muy avanzadas a millones de pacientes de cáncer en lugar del pequeño número de personas que están siendo tratadas por médicos del caché más alto con experiencia en genómica. Pronto se anunciarán colaboraciones con hospitales en España según IBM España, que declinó ofrecer más detalles.

Watson puede leer un millón de estudios al segundo y aprender en tiempo real de los diagnósticos, los correctos y los incorrectos para mejorar sus capacidades

También hace más fácil el trabajo de los abogados estadounidenses, quienes tienen acceso a una ingente cantidad de casos que pueden sentar jurisprudencia en segundos a través de la digestión de millones de datos jerarquizados por probabilidades.

Watson es modular y se adapta a cada cliente, uno de los factores diferenciales del producto. Por ejemplo, en una entidad bancaria, Watson solo aprenderá de sus empleados y tendrá que aprender la terminología y productos propios de la empresa primero. A Watson se le enseña, pero aprende rápido de millones de datos.

Cualquier usuario puede emplear las dotes de Watson. Es capaz de entenderle gracias a sus algoritmos de comprensión de lenguaje natural y también puede hablar y escuchar, como Siri y Cortana. Todo es configurable para la empresa.

Por ejemplo, en el IBM Business Connect, se mostraron bots de Telegram o chats para comercios electrónicos en los que la selección de productos y compra se hacía en lenguaje coloquial. Watson aprende de cada conversación en tiempo real y cada respuesta está basada en las preguntas anteriores. Es una de las funciones punteras del asistente cognitivo.

El sistema es capaz de entenderle gracias a sus algoritmos de comprensión de lenguaje natural y también puede hablar y escuchar, como Siri y Cortana

Watson también es capaz de saber cómo se sienten los clientes para así mejorar la experiencia o realizar una mejor campaña de marketing. Watson puede conocer a las personas a través de lo que escriben en redes sociales o saber si se les está agotando la paciencia cuando les atiende reemplazando a un teleoperador.

Grandes empresas como CaixaBank o El Corte Inglés confían en Watson para mejorar sus relaciones con los clientes. Es uno más de sus asesores, pero es capaz de tratar miles de historiales en segundos.

Gigantes como Microsoft, Google o Amazon son los grandes rivales de Watson por sus grandes negocios en la nube o su experiencia en el campo de la inteligencia artificial, IBM confía en que su distribución modular, basada en API y la educación dedicada por sus empleados marque la diferencia.

Cinco años después de su debut en televisión, Watson se ha convertido en la gran esperanza de una IBM que pasará de vender mainframes a bancos a vender inteligencia artificial.

Así, Watson ha ganado definitivamente en capacidad deductiva a su amigo detective. "Elemental querido Sherlock", le respondería ahora en venganza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información