Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo asegurarse de que se borra el móvil al venderlo de segunda mano

No todo el mundo es consciente de que queda un rastro de información personal si no se elimina de forma adecuada

Dos niños observan móviles antiguos en una tienda. Ampliar foto
Dos niños observan móviles antiguos en una tienda.

Con el ritmo de lanzamientos de nuevos móviles, resulta complicado para muchas personas esquivar la tentación de no jubilar el móvil actual, aunque no esté del todo viejo y hacerse con el último modelo. Como quiera que se trata de un desembolso económico importante, muchos usuarios optan por vender sus móviles usados en servicios como Wallapop o eBay y por lo menos reducir un poco el desembolso económico. Previo paso a entregar el móvil, debemos asegurarnos de borrar todo el contenido personal, algo que, por desgracia, no suele ser un paso que todo el mundo lleve a cabo de forma segura.

El móvil es ya nuestra segunda piel. No podemos o, más bien, no queremos, andar sin él. Almacenamos en su memoria nuestros recuerdos en todo tipo de formatos, fotografías, vídeos, correos electrónicos e incluso datos bancarios… A menudo sin pararnos a pensar que no proteger toda esta información nos puede poner en un serio aprieto. Y, sin embargo, muchos usuarios la entregan a cambio de nada al vender sus móviles de segunda mano. Lo hacen confiados al haber eliminado las fotografías y las cuentas de correo. Pero no es suficiente. Estas son las claves para asegurarse de que se borra la información del móvil por completo:

Básicamente, el proceso se compone de tres etapas:

Primer paso: cifrar la información del dispositivo. Básicamente, lo que hace el cifrado en un móvil es proteger bajo una contraseña, que solo el usuario conoce, todo lo que contiene el mismo. En el caso del iPhone y desde iOS 8, el cifrado viene de serie, con que en este punto sus poseedores no tendrían que hacer nada. Los que tengan un dispositivo Android, por el contrario (al menos en versiones anteriores a Marshmallow), deberán cifrar el contenido. Para ello tienen que abrir los "ajustes" del dispositivo, seleccionar "seguridad", y pulsar sobre "cifrar teléfono". Conviene recordar que se trata de un proceso que lleva su tiempo y que no se puede tocar el móvil durante el mismo o se correrá el riesgo de perder todos los datos.

Segundo paso: borrar por completo el dispositivo. Y no estamos hablando de eliminar todo el carrete de fotos o las cuentas de correo electrónico, sino de pulverizar todo rastro de que ese móvil una vez tuvo dueño. Tanto Android como el iPhone, cuentan con funciones específicas para asegurarse de que no queda un solo dato personal en el móvil y devolverlo al estado original al salir de fábrica. En Android se deberá abrir "ajustes", "copia de Seguridad" y después "restablecer teléfono". En el iPhone, el usuario deberá, asimismo , abrir "ajustes", "general", luego seleccionar "restablecer", y, en ese punto, abrir "borrar contenido y ajustes". En ambos casos, los sistemas demandarán al usuario que introduzca varias veces la contraseña y le alertarán de que se trata de un proceso que no tiene vuelta atrás.

Tercer paso: un extra de seguridad (recomendable). En el iPhone, con los pasos anteriores ya habríamos terminado con el proceso de borrado y el terminal habría quedado igual que estaba al salir de fábrica, sin rastro de ningún dato personal. Sin embargo, en los Android, algunos expertos sostienen que, pese al borrado de fábrica, todavía quedaría una copia (cifrada, eso sí) en la memoria del dispositivo. Por este motivo, y únicamente para los Android, si se quiere tener la seguridad completa de que el borrado total se ha producido se recomienda volver a activar el equipo con una cuenta falsa y sin contenido para luego volver a repetir el proceso y borrar de nuevo el equipo.