Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tesla saca una versión más barata del Model S

La firma de coches eléctricos renueva su primer vehículo con una versión de 30.000 dólares menos y con menor autonomía

Un Tesla Model S. TESLA Quality Producciones

A Elon Musk, fundador de Tesla, no le bastaba con haber hecho perder más de 580 millones de dólares en cotización bursátil a Samsung. El jueves guardaba una sorpresa más. Por la mañana despejó rumores a través de Twitter: “Me gustaría aclarar que Tesla trabaja en exclusiva con Panasonic para las baterías del Model 3. Los artículos que dicen lo contrario no son correctos. Las de los modelos S y X también son de Panasonic”, publicó en dos mensajes de la red social.

Horas después desveló un movimiento novedoso. A su esperado Model 3, cuya espera es todavía de casi dos años, se le suman una nueva versión del primer coche que hicieron. En 2012 salió el Model S sedan. Ahora anuncian dos nuevas versiones Model S 60 y 60D, por 66.000 y 71.000 dólares respectivamente. Ambos modelos se pueden encargar ya en su página web, cuyo traficó subió un 300% con el anuncio del Model 3, un salto de visitas que no ha bajado. En Europa, a través de la certificación de Francia, costarán 79.800 euros, con entrega en agosto. En México saldrán por 1.508.400 pesos con entrega estimada en el mismo mes.

El modelo S60 supera los 200 kilómetros por hora (130 millas), pasa de 0 a 100 en 5,5 segundos y tiene una autonomía de 337 kilómetros, un 20% menos modelo original. El 60D tiene tracción en las cuatro ruedas, en lugar de solo delantera. Consigue recorrer 350 kilómetros con una sola carga y llega a 100 kilómetros por ahora de velocidad en 5,2 segundos.

Tesla acababa de dar un lavado de cara a este primer coche que hicieron en abril, con nueva parrilla frontal, luces LED, carga más rápida y mejor filtro de aire, heredado del Model X. Todo esto se incluirá en estos dos vehículos relativamente más modestos.

Contarán con el piloto automático, una aproximación al coche sin conductor, que ya funciona en autovías, pero no lo recomiendan en zonas urbanas.

Revolucionar la venta

Una de las batallas que Tesla libra es cambiar la forma en que se compran los coches. Para empezar los Tesla no se venden en concesionarios, sino en tiendas propias o a través de Internet. El sistema recuerda mucho a Apple. El precio es siempre el mismo, algo que contrasta con la fórmula mundial que deja un margen a los dueños de las franquicias.

Su última estrategia consiste en hacer que su coche eléctrico no sea solo un objeto de deseo, sino algo más accesible a medida que la tecnología se desarrolla. A través del software actualizan las características de modelos anteriores para evitar que se queden obsoletos. Al igual que la empresa de la manzana, acaban de usar tecnología de modelos anteriores para llegar a un público más amplio recortando precios.

Uno de los puntos en los que hace hincapié la firma de Fremont en su comunicado es en el coste de mantenimiento. “No necesitan un mantenimiento al uso. Ni cambio de aceite, ni cambio de filtro, ni control de emisiones”, subrayan.

En el último informe de WPP y Millward Brown sobre percepción de marcas, Tesla aparece la décima a nivel mundial. Lexus ocupaba ese lugar en 2015. Por delante están Toyota, BMW, Mercedes, Honda, Ford, Nissan, Audi, Land Rover y Porsche.

Más información