Xiaomi sacude el mercado de los ‘phablets’ con el Max, un móvil de 6,4 pulgadas

El fabricante chino confía en que este móvil gigante le sirva para dar la vuelta a los pobres resultados económicos de los últimos trimestres

Justo cuando grandes marcas apuestan por reducir el tamaño de sus móviles, un cambio que lidera Apple con el regreso a las cuatro pulgadas del SE, Xiaomi se ha propuesto hacer todo lo contrario. Lo demostró ayer en Pekín con el lanzamiento de su gigantesco Max, que sin duda hace honor al nombre: se trata de un ‘phablet’ de 6,44 pulgadas -resolución FHD- que queda a medio camino entre su último buque insignia -el Mi5 de 5,15 pulgadas- y su tableta -el MiPad2, de 7,9 pulgadas-. “Estamos convencidos de que el futuro de los móviles pasa por pantallas grandes, porque tienen varias ventajas: son mucho más agradables y prácticas para jugar, leer, guiarse con el GPS, o trabajar en archivos ofimáticos”, ha justificado el consejero delegado de la marca, Lei Jun. “Hemos realizado varios estudios y creemos que 6,44 pulgadas es el tamaño más adecuado, porque todavía se puede sujetar con una mano y cabe en la mayoría de bolsillos”, ha añadido.

El terminal saldrá al mercado en tres versiones. La más potente estará equipada con 4GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno, y costará 1.999 yuanes (275 euros al cambio que, con impuestos, aumentarán hasta unos 340 euros en España). Algo más económicas resultarán las versiones de 3GB de RAM que incluirán 32GB o 64GB de memoria interna. “Uno de los aspectos en el que más destaca el Max es la batería, que siempre es uno de los elementos del que más se quejan los usuarios”, ha apuntado Lei. El phablet de Xiaomi incorpora una generosa batería de 4.850 mAh., que, gracias al bajo consumo de su nuevo sistema operativo -MIUI 8, basado en Android 6.0- y al buen rendimiento del chip Qualcomm Snapdragon 652, dura sustancialmente más que dos de los rivales con los que se ha comparado en diferentes situaciones: el iPhone 6SPlus y el Huawei P8Max.

A diferencia de lo que hizo con el Mi5, que ha recibido críticas por sus acabados, Xiaomi ha decidido utilizar un cuerpo completamente metálico, en cuya parte posterior ha ubicado el lector de huellas digitales. La cámara principal tiene un sensor de 16 megapíxeles, y la anterior -la de los selfis- viene equipada con otro de cinco megapíxeles. Sin duda, el hardware del Max no añade nada nuevo, pero las sorpresas en este caso vienen de la mano del‘software, que estrena una versión con interesantes novedades.

La que ha provocado la mayor ovación ha sido la que permite utilizar dos usuarios diferentes en el sistema, como si fuese un ordenador. “De esta forma podemos, por ejemplo, utilizar un usuario para asuntos de trabajo y otro para asuntos personales, cada uno con sus propias aplicaciones”, ha explicado el responsable de MIUI, Hong Feng. Además, cada uno de esos usuarios podrá utilizar dos cuentas de aplicaciones de mensajería instantánea, como WeChat o Whatsapp.

Hemos realizado varios estudios y creemos que 6,44 pulgadas es el tamaño más adecuado, porque todavía se puede sujetar con una mano y cabe en la mayoría de bolsillos

“Nadie tendrá que volver a cargar con dos móviles para poder utilizar usuarios diferentes”, ha recalcado el cofundador de la marca ante los 2.000 asistentes al lanzamiento. Como ya es habitual en los móviles chinos, el Max incluye también una ranura para dos tarjetas SIM en la que una de ellas puede ser sustituida por una memoria microSD que aumente la capacidad de almacenamiento interno. “Es el teléfono perfecto para tener una amante”, ha bromeado un joven fan de la marca durante la presentación.

Una cámara con escáner

Entre las nuevas posibilidades del sistema también sorprende la del escáner. La cámara permite, por ejemplo, introducir automáticamente en los contactos los datos incluidos en una tarjeta de visita. Con una simple foto también convierte cualquier documento escrito en un archivo con texto editable. Y el escáner sirve para traducir instantáneamente señales que estén en otros idiomas, algo especialmente útil cuando el usuario está de viaje. Finalmente, el teléfono es capaz de escanear los códigos de barras de productos de consumo y buscar en Internet para comparar precios. “Los grandes avances no sólo se dan con el hardware. Equipos tan potentes como los actuales permiten diseñar software con funciones con las que antes ni siquiera habríamos soñado”, ha sentenciado Hong.

Así, con el Max Xiaomi espera revivir las ventas de sus móviles, que no han estado a la altura de las expectativas creadas por la propia empresa. No en vano, a principios del año pasado Lei previó 100 millones de terminales vendidos para 2015, un listón que a mediados de año tuvo que rebajar a 80 millones. Ni siquiera se alcanzó esa cifra, y ahora la empresa pequinesa ha sido relegada del top 5’de fabricantes mundiales por otras tres marcas chinas que vienen pisando fuerte: Huawei, OPPO, y Vivo, que han sabido combinar diseños apetecibles con las últimas novedades de hardware, ocupan los puestos tercero a quinto según la consultora IDC.

“En 2015 vendimos 70 millones de teléfonos móviles, y a principios de este año nos propusimos aumentar esa cifra a 80 millones para 2016. Pero nos hemos dado cuenta de que establecer un objetivo es contraproducente, porque aumenta en exceso la presión sobre nuestros equipos humanos. Lo que debería ser una expectativa se convierte, de forma inconsciente, en una meta inamovible. Somos una empresa joven, con sólo seis años de vida, y necesitamos energía y optimismo. Por eso, hemos reducido nuestra estrategia a cuatro ideogramas: 开心就好 (kai xin jiu hao, ser feliz es suficiente)”, afirmó Lei en una reunión interna.

“Hay tres aspectos en los que, no obstante, sí que debemos mejorar: tenemos que centrarnos en la tecnología, aprender a optimizar la estructura de la empresa, y descubrir cosas nuevas. Para eso último vamos a crear el Xiaomi Discovery Lab, que estará centrado en el desarrollo de sistemas de Realidad Virtual y de robótica”, anunció el consejero delegado, que resumió la idea del nuevo departamento en una sola frase: “Xiaomi es como un gran bazar, por eso tenemos que ser lo suficientemente valientes como para inventar”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS