Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

MiPad 2: Xiaomi planta cara al iPad con Windows 10

La segunda tableta de la marca china incorpora características de la gama alta a un precio económico, pero su uso resulta algo complejo y engorroso

MyPad 2.
MyPad 2.

Había expectación por ver cómo sería la segunda tableta de Xiaomi, sobre todo porque una de las dos versiones adopta el sistema Windows 10 y prescinde así de la sólida capa Android que la marca china ha desarrollado para sus terminales móviles -MIUI-. Pero el MiPad 2 con el sistema operativo de Microsoft se ha hecho de rogar. Dificultades en la producción parecen haber retrasado su lanzamiento, lo cual ha dado ventaja en el mercado chino a su hermana Android. No obstante, ya está aquí y EL PAÍS la ha podido probar

En lo exterior, el terminal de Xiaomi no defrauda. El MiPad 2 llega con un cuerpo completamente metálico que sigue la estela estética que ha marcado la tercera generación de móviles RedMi. Su apariencia es minimalista, elegante y robusta. La gran calidad de los materiales le otorga un aire premium que no se corresponde con su bajo precio: 1.299 yuanes (180 euros al cambio, una cantidad que aumenta en unos 80 euros por las tasas cuando se compra desde España). Sin duda, esta gran relación calidad-precio es su principal arma para competir con el resto de tabletas del mercado, incluido el iPad Mini 4.

La comparación con el producto de Apple no es un capricho. Además de las similitudes estéticas que saltan a la vista, Xiaomi ha incorporado una pantalla del mismo tamaño -7,9 pulgadas- y de resolución idéntica -1.536 x 2.048 píxeles-. También ha incluido una cámara posterior de 8 megapíxeles que graba vídeo en calidad FHD -aunque la óptica que monta gana a la de Apple en luminosidad con un f2.0 frente a un f2.4-, y 2 GB de memoria RAM. La versión de Windows viene equipada con una memoria interna de 64 GB, de los cuales quedan libres unos 58 GB tras la instalación del sistema y de los programas más habituales.

Ficha técnica

Pantalla: IPS de 7,9 pulgadas y resolución de 1.536 x 2.058 píxeles.

Procesador: Intel Atom X5 de cuatro núcleos a 2.24 Ghz.

Memoria RAM: 2 GB

Almacenamiento interno: 64 GB (no ampliable)

Cámaras: Posterior de 8 megapíxeles con vídeo FHD / Frontal de 5 megapíxeles.

Batería: 6.190 mAh. con carga rápida.

Sistema operativo: Windows 10 o MIUI -basado en Android-.

Tamaño y peso: 200 x 132 x 7 / 322 gramos

Conectividad: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, Bluetooth v. 4.1, USB-C

Precio: Aprox. 250 euros en Aliexpress

El MiPad 2 vence al iPad Mini 4 en la resolución de la cámara frontal de los selfis -con 5 megapíxeles frente a 1,2- y en capacidad de una batería -6.190 mAh. frente a 5.124 mAh.- que además cuenta con carga rápida. Su procesador también resulta más veloz -un Intel Atom X5 con cuatro núcleos a 2,24 Ghz. frente al Apple A8 de dos núcleos a 1,5 Ghz.-. Pero la tableta china pierde en apartados importantes como la conectividad -no hay posibilidad de introducir una tarjeta SIM para redes de telefonía-, y no incorpora chip GPS ni sensor de huellas dactilares. Además, la tableta de Xiaomi resulta ligeramente más gruesa y pesada que la de Apple: 7 milímetros y 322 gramos por 6,1 milímetros y 299 gramos.

En cualquier caso, donde realmente se notan las diferencias es en el sistema. Sin duda, los usuarios de PC están de enhorabuena. El uso del MiPad 2 es muy similar al de cualquier ordenador que utilice las últimas versiones de Windows -8 o 10-, lo cual facilita la transición entre ambos terminales y permite instalar tanto las aplicaciones diseñadas para Microsoft como los programas completos. Pero, salvo que el aparato se utilice con teclado y ratón opcionales -conectados por Bluetooth-, las operaciones con la tableta de Xiaomi resultan mucho más engorrosas. Es poco intuitiva, cuesta acostumbrarse a los menús, las letras salen excesivamente pequeñas aunque se aumente la fuente al 200%, y los tres botones característicos de Android parecen redundantes en algunas ocasiones, como en la función para ir atrás que viene incorporada por Windows en la parte inferior de la pantalla y que hace inservible la flecha capacitiva del aparato.

También puede resultar confuso el cambio entre el modo tableta, que funciona básicamente con las aplicaciones, y el modo ordenador, en el que aparece el típico escritorio de toda la vida con los programas completos. En ocasiones las aplicaciones se superponen al escritorio y el usuario puede perder la perspectiva del modo en el que se encuentra. No obstante, la transición entre las diferentes aplicaciones abiertas utilizando el botón capacitivo central resulta rápida y sencilla de utilizar. Y, en general, el terminal tiene un funcionamiento fluido. Acostumbrarse a él es solo cuestión de cierto tiempo.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Cuerpo metálico robusto y elegante

- Autonomía de más de 12 horas de uso

- Precio

- Sincronización con PC

Lo peor:

- Memoria RAM escasa

- Complejidad de uso

- Faltan SIM y GPS

Su uso con teclado y ratón resulta mucho más agradable. Y se agradece la posibilidad de utilizar las versiones completas de programas habituales, como los de Office. Sin duda, el MiPad puede servir como sustitutivo del ordenador para quien utilice sus funciones más básicas: navegar por Internet, ver vídeos -la calidad de la pantalla y del sonido es muy satisfactoria-, crear archivos propios del trabajo en una oficina -textos, hojas de cálculo, etc…-, e incluso preparar presentaciones en programas como PowerPoint. Un valor añadido de Windows 10 es la posibilidad de sincronizar tableta y ordenador -incluidos los archivos en los que estemos trabajando- a través de los servicios de la nube OneDrive: incluso la foto que ponemos en el escritorio del PC aparece luego en el de la tableta.

Eso sí, hay que recordar que el MiPad 2 es una tableta que viene equipada con solo 2GB de memoria RAM, así que, aunque puede operar con programas muy exigentes como Photoshop, las operaciones que realizan pueden eternizarse hasta la exasperación y provocar el bloqueo del aparato.

Nota y veredicto

Relación calidad-precio: *****

Diseño: ****

Innovación: ***

Manejo: ***

Extras: **

Veredicto: Recomendable.

En cuanto a las cámaras que incorpora, el MiPad 2 da la talla pero no destaca. Evidentemente, la fotografía no es una de sus funciones principales. La cámara posterior toma imágenes correctas -sorprende el buen ‘macro’-, pero su rango dinámico es bastante limitado, de forma que se pierden muchos detalles cuando el contraste es elevado. La cámara frontal, por su parte, sí es comparable a la de un teléfono móvil de gama media y se luce sobre todo en las videollamadas, donde ofrece una imagen nítida y luminosa.

En definitiva, Xiaomi ha logrado crear una tableta muy interesante que puede competir con el iPad Mini 4, a pesar de que cuesta la mitad, y que satisface las necesidades de la mayoría de los usuarios. No obstante, los amantes de los juegos harán bien en adquirir la versión Android del MiPad 2, a la que su sistema más ligero le otorga una mayor fluidez. Los usuarios más avanzados, por su parte, deben tener en cuenta las limitaciones técnicas del terminal, que no se puede comparar con el tamaño y la potencia de la serie Surface, por ejemplo, cuya memoria alcanza hasta 16 GB de RAM y 1TB de almacenamiento interno. Lógicamente, el MiPad 2 cuesta una fracción de su precio y solo aspira, con éxito, a convertirse en una herramienta adecuada para el trabajo de oficina y el entretenimiento en el hogar.