Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meizu se suma a la guerra del móvil de altas prestaciones con el PRO6

El Meizu Pro 6 incluye mejoras como la carga al 100% en una hora, un chip de diez núcleos, un flash circular, y un USB-C 3.1 que permite transmitir hasta 1 GB por segundo

Meizu Pro 6.  El nuevo Meizu Pro6.

Bai Yongxiang está de acuerdo con Apple en que quizá el tamaño de los teléfonos móviles se les ha ido de las manos a las marcas. Pero el vicepresidente del fabricante chino Meizu no cree que el público demande uno tan pequeño como el del nuevo iPhone SE de 4 pulgadas. De acuerdo con las encuestas que ha realizado su empresa, la mayoría de los usuarios busca un terminal entre las 5 y las 5,5 pulgadas, “suficiente para leer cómodamente y para que no moleste al agarrarlo”. Por eso, Meizu ha optado por una pantalla intermedia SuperAMOLED de 5,2 pulgadas para su nuevo aparato estrella, el Meizu PRO6, que ha sido presentado hoy en Pekín ante una multitud de fans, periodistas, y distribuidores de todo el mundo. Supone una reducción de media pulgada si se compara con su predecesor, el PRO5, y suma la tecnología 3D Press, que discrimina entre la diferente presión que el usuario ejerce sobre la pantalla para acceder a diferentes funciones.

Entre los puntos fuertes del nuevo smartphone, uno de los que más expectación ha provocado es su batería. Y no por su capacidad, ya que los 2.560 mAh. parecen incluso poco para un tope de gama. La novedad va en el sistema de carga rápida. “El nuevo M-Charge 3.0 permite cargar el móvil al 100% en sólo una hora”, ha asegurado Bai, que ha hecho hincapié también en los mecanismos de seguridad de la batería. “Está diseñada para que la temperatura no aumente en exceso y para que se garanticen así tanto la estabilidad como la capacidad de carga a lo largo del tiempo, que no es un asunto nimio si tenemos en cuenta que la batería se carga a una velocidad 2,4 veces más rápida que la media del mercado en el segmento premium”.

Sin duda, la velocidad es uno de los elementos clave del PRO6, que estrena un chip de diez núcleos diseñado en exclusiva por Mediatek para Meizu. El Helio X25 trabaja con dos núcleos a una frecuencia de 2,5 Ghz y cuenta luego con otros cuatro a 2,0 Ghz. y cuatro más a 1,4 Ghz.. “Es un cerebro extremadamente estable que proporcionará el comportamiento más fluido incluso con las aplicaciones más exigentes”, ha afirmado el vicepresidente. Para simplificar su fabricación, el PRO6 llegará al mercado en una sola versión con 4GB de memoria RAM -su predecesor también ofrecía 3GB- y la posibilidad de escoger entre 32GB y 64GB de capacidad interna.

El ritmo al que se renuevan los terminales es cada vez más rápido. Demasiado rápido

Velocidad es también lo que promete el nuevo puerto USB-C 3.1, con el que se puede transferir un archivo de 4GB en sólo 5 segundos. “Es lo que tardarán nuestros usuarios en descargar al móvil una temporada de House of Cards”, ha puesto como ejemplo Bai. Finalmente, Meizu asegura que su lector de huellas dactilares, integrado en el único botón físico del móvil -que se llama M-Back y agrupa las tres funciones características de los dispositivos Android-, es el más rápido del mercado y permite el desbloqueo del terminal en sólo 0,2 segundos. “En definitiva, el PRO6 es el móvil perfecto para quienes buscan un aparato de dimensiones manejables”, ha dicho Bai, que ha enfatizado el hecho de que muchos de sus componentes están fabricados por subcontratas de Apple y son de calidad superior a los utilizados en el iPhone 6S. Esa es, sin duda, la gran batalla que están librando las marcas chinas en una nueva guerra por atraer al cliente de la gama más alta.

Consciente de que uno de los elementos clave para salir victorioso es la cámara, Meizu no ha escatimado recursos a la hora de mejorarla. Estrena un interesante flash circular creado por diez elementos LED de dos tonos diferentes, e incluye una cámara principal luminosa -f 2.2- con seis elementos ópticos y un sensor de 21 megapíxeles. La lente de la cámara selfi es todavía más luminosa -f 2.0- y toma imágenes de cinco megapíxeles. Se echa de menos, no obstante, la inclusión de un estabilizador óptico para hacer vídeo y mejorar la nitidez de las fotos y un enfoque láser como el que incluía el PRO5. Por su parte, los amantes de la música apreciarán el nuevo sistema de sonido Hi-Fi M-Sound, que controla de forma inteligente el volumen y el ecualizador teniendo en cuenta las vibraciones del móvil, una característica que promete mejorar sustancialmente los sonidos de baja frecuencia.

Poca innovación en el diseño

Donde apenas ha innovado Meizu ha sido en el diseño. Y eso es un acierto. Porque ha optado por continuar con la línea que abrió con el MX5, de forma que el PRO6 incorpora un elegante cuerpo metálico -tan duro como el topacio, casi imposible de rayar- y apenas modifica el frontal que estrenó hace casi dos años con el M2Note. Reduce el grosor del aparato hasta los 7,25 milímetros y logra dejar el peso en 160 gramos. “Es el más fino que hemos fabricado nunca”, ha apuntado Bai. “Y todo por 2.499 yuanes (340 euros) con 32GB y 2.799 yuanes (385 euros) en la versión de 64GB, porque queremos hacer que la tecnología sea accesible a todo el mundo”, ha sentenciado.

Finalmente, Meizu ha decidido copiar a su rival Xiaomi en la introducción de una función que agradecerán los usuarios chinos -de momento no estará disponible en el resto del mundo- que vayan de viaje al extranjero: la tarjeta SIM virtual que permitirá utilizar datos móviles en 60 países sin necesidad de pagar altas tarifas de roaming y sin tener que adquirir una tarjeta local.

Así, el PRO6 se convierte en un gran contendiente chino para darle un bocado al saturado mercado de los móviles de gama alta a buen precio. No obstante, entre los usuarios se ha repetido una crítica que cada vez se escucha más en el sector tecnológico: “El ritmo al que se renuevan los terminales es cada vez más rápido. Demasiado rápido”. Y la propia Meizu es un buen ejemplo de ello, ya que presentó el PRO5 a finales del pasado mes de septiembre. Es más, el fabricante chino también ha renovado este mes su gama baja con el nuevo M3Note, que es el tercer móvil de la familia Note que presenta en año y medio. “Es una industria que se mueve cada vez más rápido, y son los propios consumidores los que exigen que los modelos estén equipados con la última tecnología”, justifica Li Nan, vicepresidente de la marca, a EL PAÍS.

En cualquier caso, es evidente que Meizu ha logrado aumentar notablemente su capacidad de producción -afirma que a partir de la semana que viene tendrá capacidad para distribuir 300.000 móviles al día- y mejorar la percepción que los usuarios tienen de sus productos. El propio M3Note, que se vende en China por solo 799 yuanes (110 euros), es un buen aparato de gama media: 5,5 pulgadas FHD, procesador octacore, 3 GB de memoria RAM, cámara de 13 megapíxeles, lector de huellas dactilares, y un completo etcétera. Así, después de haber logrado 12 millones de reservas en una semana, es lógico que muchos se pregunten si la propia marca no comienza a hacerse la competencia ella misma, y qué esconde Meizu en la manga para la renovación del móvil que le queda por presentar este año para renovar todas las gamas: el MX6.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información