Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sony planta cara al nuevo iPhone

Los nuevos móviles de la compañía japonesa se adelantan al próximo teléfono de Apple

Sony Xperia Z5
Kazuo Hirai, consejero delegado de Sony, con el Xperia Z5. AP

Tres modelos para mantenerse en la gama alta: esa es la estrategia de Sony en IFA, renovar su gama Z, con un trío de móviles. Repiten procesador, el Snapdragon de Qualcomm, y mejora la cámara de fotos, hasta unos sorprendentes 23 megapíxeles y enfoque más rápido, uno de los puntos débiles de la actual generación. Los Xperia Z5, con versión Compact, con pantalla de menor tamaño, y premium, que será el primer smartphone con pantalla 4K, el siguiente estándar de alta definición. Se mantiene la resistencia al agua en toda la gama. Los móviles, cuyo precio se desconoce, llegarán al mercado a lo largo del otoño.

Kazuo Hirai, consejero delegado de Sony, explicó la nueva estructura de la empresa en el evento de la casa. Más fusión entre divisiones para ser más competitivos. “Hay espacio para innovación en el mercado de consumo” insistió para desvelar más novedades.

El 'premium' será el primer smartphone con pantalla 4K, el siguiente estándar de alta definición

No han dejado de lado los televisores, parte de sus señas de identidad, con alta definición 4K, la calidad a la que se retransmitirán los Juegos Olímpicos de Japón. Así como la fotografía, donde apuestan por lentes de gran luminosidad. “Queremos que se deje el trípode de lado”; insistió el directivo. Una afirmación arriesgada pero que gracias a la combinación de la apertura y los estabilizadores mecánicos y por software

Hirai presumió de sensores. Tiene motivos para ellos. La mayor parte de los fabricantes usan su tecnología para sus cámaras de fotos. “Hemos multiplicado por cinco nuestra división”, celebró.

Obsesión por la gama alta

Antonio Barounas (Atenas, 1966) es presidente de Sony Mobile para Europa. Han pasado de casi desaparecer a convertirse en la tercera marca en la región, solo por detrás de Apple y Samsung. La nueva hornada de Xperia Z5 está llamada a mantener esa posición, aunque no se olvidan de la gama media, con un matiz. No pretenden ir por debajo de los 250 o 299 euros, un sector cada vez más caliente. “No podríamos competir en precio y, somos Sony, no podemos decepcionar en cuanto a calidad. Preferimos no entrar en esa batalla”, explica.

De los nuevos Z5, cuyos precios recomendados en Europa serán 549, 699 y 799 euros respectivamente, llama la atención su cámara frontal de 23 megapíxeles y cinco en la frontal. El directivo quita importancia a la mera resolución: “Cinco megapíxeles de nuestra cámara frontal son como los doce de otros. Lo importante es el sensor y cómo se procesa la imagen”, defiende.

La obsesión por la gama alta es una constante en Sony. No es casualidad que hayan cerrado un acuerdo con la Liga de Campeones durante los próximos tres años. También con el espía Bond para ser tu teléfono. “El márketing es fuerte, pero nos da resultados”, se escuda.

El hecho de incluir una pantalla 4K pretende ser la punta de lanza del ecosistema de la firma de electrónica. Una manera de incentivar el consumo en este formato y ponerse por delante de la competencia. “En los próximos tres meses se verá que el contenido va a agradecer que se vea en todo su esplendor. Va a ser un gran motivo para tener una pantalla de tan alta calidad”, insiste.

La sorpresa final fue una vuelta a sus orígenes, un walkman, invención de la marca en los 80, que ahora enmarcan dentro de la categoría de wearables. Vendrán con unos auriculares de botón de alta definición de sonido, pero con cancelación de sonido, una forma de disfrutar sin molestar a los compañeros de viaje en el transporte público. Hubo tiempo para Morpheus, sus gafas de realidad virtual, competencia de Oculus Rift de Facebook y Cardboard de Google. Será su próximo lanzamiento que integre a varias divisiones: cine, electrónica y videojuegos.

Sony ha sido protagonista en la primera jornada de IFA, pero no la única empresa que enseña los dientes ante el empuje de Apple. La china Huawei, cuya cuota de mercado crece cada vez más en España y América Latina, ha mostrado el Huawei Mate S, cuyas características más destacadas, además de la potencia del procesador, son si delgadez extrema y Force. Esta última característica es muy similar a lo que ya hace el Apple Watch en su pantalla y se espera que incluya la próxima generación de iPhone. Apple los presentará la semana que viene. El Huawei aprovecha este mecanismo para incluir nuevas funciones de gestión de aplicaciones, retoque de imágenes y, bastante ingeniosa, de báscula. Se puede posar una manzana, una naranja, o un paquete de chicles y saber de inmediato su peso.

De manera inesperada, Gigaset, fabricante alemán de móviles de uso doméstico, se alía con Siemens para volver a los móviles. Lo hace con Me, un Android con características de alta gama y precio acorde, 549 euros. Una aventura que muchos tachan de arriesgada dada la saturación del mercado y el empuje de Asia.

Acer se ha distanciado del resto de fabricantes con una decisión inusual. Han mostrado el Jade Primo, un móvil con Windows 10 que, conectado a una pantalla, teclado y ratón, puede usarse como si de un ordenador se tratase.

Más allá de los móviles

En IFA, Sony no solo ha presentado móviles. Las cámaras sin espejo, ya inmersas en el sector profesional, los televisores 4K, así como la renovación del walkman han tenido su cuota de protagonismo. Masaru Tamagawa y Shintaro Tanaka, responsables del mercado europeo y español respectivamente, valoran la situación de una empresa que comienza a dejar atrás tiempos de crisis.

Tamagawa es consciente de que para que un producto se desee hay que conocerlo, hay que saber bien qué hace. Algo que no es tan sencillo con unos auriculares que cancelan el ruido del exterior, los más compactos, son de botón, hasta la fecha. Su precio, alrededor de 140 euros, no los convierten en una compra impulsiva. “A partir de octubre, vamos a hacer las demostraciones en Heathrow, es un aeropuerto por el que cada día pasan viajeros frecuentes y valoran lo que ofrecemos. No se nos ocurre un lugar mejor para mostrar el verdadero potencial del producto”, expone.

Al hilo de lo comentado por Hirai en la tarde del miércoles, Tamagawa destaca que ya cuentan con una cuota de mercado interesante en cámaras sin espejo: “Contamos con un 30%. Muchos pensaban que las cámaras de fotos morirían a manos de los móviles, pero no ha sido así. Las de bajo nivel, sí, se han resentido, pero el entusiasta, el creativo, demanda herramientas de nivel”. Tanaka insiste en el esfuerzo realizado para atraer a los profesionales de la imagen, para que entiendan que no es una moda pasajera, sino un segmento que apoyan a largo plazo.

Más información