Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diseño español para el Apple Watch

Los complementos de Álvaro Domínguez de Luna se venden en más de mil tiendas de Estados Unidos

Apple Watch
Álvaro Domínguez de Luna en la entrada de Villa Maravilla.

Desde su salida al mercado en Estados Unidos, el reloj de Apple ha recibido dos críticas recurrentes. Un cargador que dista de lo que se suele esperar de la firma de la manzana y, esta mucho más extendida en toda la industria de los relojes inteligentes y móviles, la escasa duración de las baterías. Nomad, la empresa fundada por Noah Dentzel, hermano de Zaryn, el cerebro detrás de Tuenti, ha creado varios: un cable para cargar iPhone o Android que se camufla como tarjeta de crédito -que ya no se vende- y otro con la misma función con forma de llave. La idea bajo algo aparentemente tan sencillo es convertir el cargador del móvil es un objeto de uso cotidiano que se llama siempre consigo. La empresa, cuya financiación inicial fue a través de la plataforma Kickstarter, con los pedidos de los clientes, ha recibido una ronda de financiación adicional de más de un millón de dólares. Su meta es paliar las carencias de autonomía y estética del cargador del Apple Watch.

Álvaro Domínguez de Luna (Marbella, 1982), arquitecto que ha dirigido su carrera hacia el diseño industrial de productos tecnológicos, ha creado dos complementos que ya se venden no solo en la web de la firma, sino también en las más de 1.000 tiendas que la cadena Best Buy tiene en Estados Unidos.

El diseño para cargar el reloj de Apple.
El diseño para cargar el reloj de Apple.

El Stand, una peana para dejar el reloj mientras carga, cuesta 69,95 dólares. La clave, asegura, fue ponerse a diseñar tan pronto como conocieron las características del reloj. “Me he inspirado en cómo lo haría Apple, dando continuidad a la línea del reloj y convirtiendo el cable en parte de la línea. Hay quien dice que solo es un trozo de metal, no me ofende, lo es, pero se convierte en una parte más del reloj. Es una cuestión conceptual”, explica. 9to5Mac, una web especializada en productos de Apple, reconocida por lo certero de sus rumores, lo ha definido como “el pedestal que merece el Apple Watch”.

El Pod, de 59,95 dólares, encaja con las creaciones anteriores de Nomad, centrados en dotar de autonomía a los productos. Se trata de una batería externa que almacena 1800 miliamperios, suficiente para cargar tres veces el reloj. El diseño simula una caja circular con una bobina cilíndrica debajo para esconder el cable. En la parte superior está la zona de contacto para cargar. “Volvemos a la esencia de Nomad, evitar que te quedes tirado, pero sin sacrificar la estética. Queremos que sean productos que quieras que enseñar”, expone el diseñador.

Nomad Pod, un cargador que esconde los cables.
Nomad Pod, un cargador que esconde los cables.

Desde el nacimiento de la firma han vendido más de 150.000 unidades de sus productos, una cifra notable si se tiene en cuenta que son una decena de empleados.

Cada lanzamiento de Apple crea un mercado a su alrededor. Antes de la llegada del iPhone, los complementos para el iPod, reproductor de música que solo 10 años después parece prehistórico, eran un jugoso negocio de más de 1.000 millones de dólares en ingresos. Según ABI research, las fundas y accesorios para los móviles superan los 20.000 millones. La consultora espera que los wearables, la tecnología para vestir, supere esa cifra en los próximos cinco años.

Más información