Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 87% de las empresas españolas no están listas para el cambio digital

Solo el 3% ha realizado completamente su transformación

A las empresas españolas todavía les va grande entender y optimizar el fenómeno del Big Data – grandes volúmenes de información que no se pueden procesar o analizar mediante métodos tradicionales- y todo lo que trae con él. Así lo ha confirmado esta mañana Ramón Martín, director general de la tecnológica Ricoh, al analizar la situación de los negocios españoles dentro de la transformación digital que vive el sector empresarial a nivel mundial. Según el último estudio de Ricoh Europa, el 87% de las empresas españolas no están listas para enfrentarse a la transformación digital que supone liberar todos los datos que contienen los documentos físicos de la compañía y adoptar los beneficios que genera el Big Data.

“Las empresas españolas tienen una experiencia pobre en este ámbito. Solo se ha abordado el Big Data desde el punto de vista conceptual, pero estamos en un estadio muy atrasado”, ha señalado Martín. El informe, realizado por Coleman Parkes Research a más de 700 grandes, medianas y pequeñas empresas, apunta que solo el 3% de las compañías han completado su proceso de transformación digital.

Sin embargo, a pesar del mínimo porcentaje de negocios que ha finalizado su conversión total al mundo digital, más del 80% de las empresas encuestadas reconocen que con la adopción del bigger data – digitalización de documentos impresos estratégicos con el objetivo de mejorar los procesos de toma de decisión dentro de las organizaciones- podrían ahorrar hasta un 20% de su volumen de negocio anual.

Martín ha querido hacer hincapié en el fenómeno del Bigger Data, que pasa desapercibido entre el auge y la fama del Big Data: “El Big Data o los datos masivos esconden otra realidad, que es el bigger data. Hay más datos de los que pensamos, porque las empresas poseen un gran volumen de documentos impresos con información necesaria para mejorar los procesos de toma de decisiones”.

La facturación electrónica o la publicidad personalizada a cada cliente según sus últimas compras son algunos de los procesos que se pueden mejorar en las empresas si se recopila, analiza e interrelaciona toda la información y datos de los que dispone la compañía, ya sea en formato digital o de papel. “El primer paso para la gestión del big data es eliminar el misterio que lo rodea. Los datos empresariales de alto valor existían mucho antes del boom del big data y es esencial seguir buscando más allá de la información digital. Las tendencias y la información significativa de datos históricos, por ejemplo, almacenados en copias impresas, pueden ayudarnos a recopilar la historia de esa compañía y tienen una importancia estratégica de cara al futuro”, ha apostillado David Mills, COO de Ricoh Europe.

Los responsables de Ricoh han destacado que la transformación digital no supone un gran desembolso económico para las empresas porque la mayoría ya han invertido en tecnología y están preparadas, a nivel técnico, para iniciar la conversión. El motivo que aduce el estudio al retraso que cargan las empresas españolas en la transformación digital de sus datos y procesos es la “falta de confianza” de los directores ejecutivos, a pesar de constatar que tienen las capacidades y los medios para llevarlo a cabo.

Mills ha explicado que en Alemania es el sector automovilístico el que lleva la delantera en el proceso de digitalización de datos, mientras que en el Reino Unido es el sector público. En España, ha reconocido Martín, “el mundo financiero es el más desarrollado”, seguido de cerca por las empresas de telecomunicación.