Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega a España la tableta que funciona como PC

Microsoft presenta Surface, que aspira a quitarle mercado a los iPad

La tableta Surface y junto a varios modelos de teclado táctil.
La tableta Surface y junto a varios modelos de teclado táctil.

Parece su primera tableta, pero hace mucho que Microsoft intentaba acertar con las pantallas táctiles. Ellos se inventaron la tableta, sin embargo, no pasaban de ordenadores con bisagra en la pantalla, un puntero e igual de pesados y lentos para arrancar. A lo sumo, lo usaban peritos, quizá algunos centros sanitarios y poco más. Faltaba autonomía, ligereza y sencillez. Tras la irrupción del iPad primero y de las tabletas con Android, el gigante de Redmond ha vuelto a la carga, pero con una propuesta diferente.

Surface, fabricado por la propia Microsoft, estrena sistema operativo propio, una adaptación de Windows 8, y estética. A finales de octubre salió a la venta en siete países. Hoy se estrena en trece más, entre los que se encuentra España. Se ofrece en grandes superficies así como en la tienda en Internet de la firma. El modelo de 32 gigas cuesta 479 euros; cien euros más con el doble de memoria.

El diseño, ahora sí, es acorde a los tiempos: menos de un centímetro de grosor, pesa 676 gramos, cámara frontal y trasera, pantalla táctil de 10,6 pulgadas...El sistema operativo es muy similar al de un PC, al propio Windows 8. Otra de las diferencias clave es la apertura: además de un puerto USB, como el del ordenador, capaz de manejar un ratón, una impresora o una memoria externa, tiene salida de audio y video, ranura para tarjeta MicroSD.

Microsoft ha llegado el último a la guerra de las tabletas, pero bien armado. A Surface le acompañan algunos complementos interesantes. Dos teclados, uno con teclas y otro táctil. Ambos incluyen una zona táctil, como la de los portátiles, para manejarse por la pantalla. Ninguno de los dos son baratos, 129 y 119 euros, respectivamente, pero dan sensación de vestir la tableta al usarse como funda.

La virtud principal de Surface es la robustez. Sirve para trabajar, de hecho, incluye una versión de Office con Word, PowerPoint, Excel y el cuaderno de notas One Note. El navegador por defecto es Explorer, el buscador Bing. El disco duro virtual, su nube, también es marca de la casa con SkyDrive. Ya han estrenado Skype para este modelo.

Precisamente ahí, en el hardware radica parte de su éxito. Para que la tableta sea atractiva necesita presentar una oferta amplia de programas. En el lanzamiento se anunciaron Financial Times, Wikipedia, Chicago Tribune, Wired y The New York Times. EL PAÍS también tiene aplicación para este aparato.

También destacan Kobo (para lectura), eBay, Netflix (películas y series), Wordpress (para actualizar el blog) y Wikipedia. La oferta de ocio de completa con algunos juegos de su consola Xbox. De hecho, al contar con puerto USB el mando de la hermana mayor funciona en la tableta.

Por ahora ni el iPad ni sus equivalentes con Android, casi siempre con un precio menor, han sentido un mero arañazo. A finales de enero, tres meses después de su estreno, todavía no había alcanzado el millón de unidades vendidas. Según la consultora Gartner en este mismo periodo se vendieron un total de 32 millones de tabletas. María Garaña, presidenta de Microsoft en España, no aportó el jueves una previsión concreta de ventas. “Son altísimas. Creemos que el mercado lo demanda”, expuso. “Tenemos el sistema operativo perfecto, pensado para tabletas, pero con funciones de PC”.

Los que sí han reaccionado son los fabricantes de ordenadores. Acer, por ejemplo, ha mostrado su malestar. El consejero delegado de Lenovo, segundo fabricante mundial de ordenadores, explicaba a este medio durante la feria de electrónica de Las Vegas, que no lo veían como un competidor directo sino como un modelo que sirviese de inspiración a la industria y, a partir de ahí, crear propuestas diferentes basadas en Windows.

Surface puede hacerse con una parte importante del mercado empresarial o para aquellos que se resisten a cambiar costumbres. En esta tableta sigue el escritorio clásico, el sistema de archivos, se puede conectar un ratón... Sustituye sin problemas a un portátil, pero con ocho horas de batería.