Kodak ofrece sus patentes al mejor postor

Apple y Google, interesadas, ofrecen una cantidad muy inferior a la deseada por la veterana firma

El emblemático logo de Kodak
El emblemático logo de KodakEFE

La puja está abierta. Eastman Kodak, la compañía que llevó la fotografía al común de los mortales, pone ahora parte de sus patentes tecnológicas a la venta. Y lo hace con la intención de recaudar unos 2.600 millones de dólares, una inyección de liquidez vital. Sin embargo, las primeras ofertas indican que la sociedad que dirige el español Antonio Pérez se quedaría corta.

Kodak se declaró en suspensión de pagos a finales de enero. Antes de dar ese paso, ya intentó vender un paquete con un millar de patentes de fotografía digital a modo de salvavidas. Ahora, con el agua al cuello, no le va a quedar otra que venderlas al mejor postor. Y eso es un importante atractivo para Apple y para Google, las dos grandes rivales en arena del todo móvil.

La subasta estaba previsto que comenzara este miércoles, según adelantaron medios del sector tecnológico. Hasta donde estén dispuestos a llegar con sus ofertas y también cuánto Kodak esté dispuesta a aceptar se sabrá en principio el próximo lunes. La venta de esas patentes es un paso clave en el proceso de reestructuración y ese dinero le servirá para pagar a los acreedores.

De momento, las ofertas iniciales antes de la puja rondan los 200 millones, un valor 13 veces inferior al máximo que se quiere recaudar. Apple y Google estarían al frente de dos grupos de inversores. La agresividad con la que afronte el proceso será determinante para que Pérez pueda rentabilizar la operación. Su plan es reorientar el negocio hacia servicios de imagen.

Para elevar el atractivo de estas patentes, Kodak dice que le generaron unos 3.000 millones vía concesión de licencias durante una década. Y reflejo del abandono de la cámara digita, de la que fue inventora, sus ventas trimestrales cayeron un 27%, hasta los 1.080 millones. Las pérdidas entre abril y junio crecieron a 299 millones, casi el doble que hace un año.

Apple vuelve a hacer piña con Microsoft, como hizo en la puja por las patentes de Nortel Networks, por las que pagaron 4.500 millones para anular la oferta de Google. El precio inicial en ese caso fue de 900 millones, por lo que podría indicar por donde podría ir la de Kodak. Poco después, el portal AOL vendía a Microsoft un paquete de patentes por 1.000 millones.

Aunque Apple juega con la ventaja de tener más de 100.000 millones en efectivo para gastar como quiera, en el caso de Google cuenta con el apoyo de Samsung, HTC y LG, los principales fabricantes de dispositivos móviles que usan el sistema operativo Android. Otro giro en la historia que vuelve a poner en evidencia la guerra que se libra por el control de estos derechos.

Las patentes de inventores originales como Kodak son muy valiosas para los nuevos actores del sector tecnológico, porque les permiten desarrollar sus productos sin limitaciones y evitar largas y costosas batallas legales. La vía para hacerse con ellas suele ser adquiriendo la compañía que controla esos derechos. Es lo que hizo Google con el fabricante de los teléfonos Motorola.

El éxito de Kodak en la subasta podría servir de referencia el fabricante de la Blackberry. Research In Motion, que hasta la llegada del iPhone de Apple dominaba el mercado de los teléfonos interactivos, está buscando la manera de reconducir su negocio. Todas las alternativas están sobre la mesa, incluida la venta de algunos activos a los que le pueda sacar tajada. Research In Motion, la canadiense fabricante de Blackberry, sube un 9% ante la posibilidad de que Samsung la compre o llegue a algún tipo de alianza para no depender de Android

Kodak solicitó al juez que supervisa su reestructuración en el proceso de suspensión de pagos que los detalles de la subasta y de los ofertantes se mantengan en secreto. Opacidad que caracteriza la gestión de Pérez. Entre tanto, la compañía sigue litigando con Apple y con RIM por una patente clave para poder previsualizar imágenes digitales en dispositivos electrónicos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS