Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La española Ticketea consigue ser rentable a los dos años de vida

Esta taquilla virtual se ha empleado en más de 15.000 eventos, de conciertos al control de balcones para ver los encierros de Pamplona

Javier Andrés, creador de Ticketea.
Javier Andrés, creador de Ticketea.

Murcia celebra, desde 1851, el entierro de la sardina. El pasado año el ayuntamiento alquiló las sillas para disfrutar en primera fila (o en tribuna) del desfile de carrozas a través de Ticketea. El sistema funcionó tan bien que ahora utiliza esta taquilla virtual para la cabalgata de Reyes y las procesiones de Semana Santa. Desde el lanzamiento de esta taquilla virtual española, más de 15.000 eventos se han servido de este servicio, distribuyendo 550.000 entradas. En dos años son rentables, un caso anómalo incluso en el rápido mundo de las start ups.

En Ticketea cualquiera puede crear sus entradas, venderlas en su página web o a través de Facebook y Twitter. El servicio pone en contacto a organizadores de todo tipo de acontecimientos con su público. De un hueco en un balcón de la Estafeta para ver los encierros al festival Arenal Sound, que comienza el 2 de agosto en Burriana (Castellón). Si el acto es gratis, Ticketea no cobra. Si es de pago solo el 8% del precio de la entrada. “La media del sector oscila entre el 10% y el 15%”, asegura su fundador, el riojano Javier Andrés, de 32 años de edad.

Ticketea pone al alcance de la gente -Andrés emplea la palabra “democratizar”-, herramientas para gestionar y promocionar personalmente cualquier reunión. Por eso, a pesar de la que está cayendo en España, el balance de sus dos años y medio de vida es “muy positivo”. Empezaron dos personas (él y un informático) y ahora son 22 trabajadores a tiempo completo que rondan los 28 años de edad. La empresa ha superado los 10 millones de euros de facturación acumulada y ya es rentable. “Estos días he repasado el plan de negocio original. Es curioso, porque pensaba que parte de los ingresos vendrían de las marcas blancas, pero no ha sido así. En cambio, otras fuentes de ingresos no previstas, como los grandes acontecimientos, han funcionado muy bien”.

En lo que va de año Ticketea ha facturado 5,7 millones de euros. Su objetivo es llegar a los 10 millones a finales de diciembre. "Supondría multiplicar varias veces los cuatro millones de euros obtenidos en 2011", dice. También tiene previsto extender más el negocio por el extranjero, sobre todo en América Latina, en colaboración con su socio Atrápalo. “El mercado aún no tiene un operador como nosotros y es necesario”. Actualmente opera en diez países, de México a Argentina. Además, los cinco programadores de la compañía "están adaptando la plataforma tecnológica a sectores verticales. Para que se puedan vender no solo entradas sino, por ejemplo, dorsales de quienes corren un maratón".

El organizador sabe en tiempo real cuántos de los invitados previstos han asistido y, sobre todo, quiénes son

La innovación es "parte fundamental" de su estrategia de expansión. El año pasado pusieron en marcha CheckPoint, una aplicación que valida con un iPhone o un iPod Touch las entradas vendidas, para que los organizadores controlen en las puertas de acceso que quién entra tiene realmente un ticket auténtico. "No solo termina con los clásicos listados en papel y las colas, agilizan el proceso, evitan problemas de seguridad y la duplicación de entradas", dice Andrés.

Ticketea ha estrenado hace unos días la acreditación digital. Los asistentes a ferias, congresos y conferencias se la descargan directamente en su móvil, ahorrando costes de impresión y eliminando los cuellos de botella en los accesos al recinto. "Además", asegura Andrés, “el organizador sabe en tiempo real cuántos de los invitados previstos han asistido y, sobre todo, quiénes son. A los asistentes se les puede enviar un correo de agradecimiento", y a los que no, otro lamentándolo (así sabrán que están fichados).

En definitiva, cuidar a la clientela. También en las redes sociales. Ellos ya lo practican, que para algo son una empresa de social ticketing y todos somos potenciales expendedores de entradas, bien para una boda, bien para un torneo de futbito. Si con Twitter, Ticketea gestiona la atención al cliente y lanza ofertas; en Facebook y Tuenti publicita la agenda de eventos, novedades y sorteos "para crear comunidad”, según comenta Andrés. Y en LinkedIn concentran la actividad más profesional.

"Ticketea es realmente útil cuando gestionar un evento y distribuir las entradas con un Excel se convierte en un infierno”, resume Andrés. Telefónica, el Instituto Empresa y el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) ya lo saben. Y el teatro Lara o la Red Innova también. Emplean exactamente los mismos servicios que los organizadores de las rutas por el cementerio de Málaga en la noche de Halloween: Ticketea.