Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comercio electrónico crece en España más del 25%

Por facturación destacan los viajes, pero por número de transacciones, el sonido y la imagen

El comercio electrónico español se acerca a los 10.000 millones de euros de facturación, si no los ha superado ya. Según la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) el pasado año por Internet se facturaron 9.201 millones de euros, un 25,7% superior a la de 2010. Sin embargo, la CMT solo contabiliza las compras realizadas mediante la tarjeta de crédito, dejando de lado otros sistemas como el PayPal o los pagos a reembolso, que aún siguen siendo importantes en España.

La CMT, sin embargo, aprecia en el último trimestre del pasado año un leve descenso respecto al anterior (un 0,85%), algo extraño en un mercado en pleno crecimiento, anomalía que no se daba desde principios de 2009. Causa, la crisis.

Pero si la facturación descendió, el número de transacciones no. Es decir, que los internautas (españoles o no) compraron más cosas, pero se gastaron menos. El cuarto trimestre marcó un máximo histórico: 36,9 millones de operaciones. En todo el año 2011 se realizaron 131 millones de compras (30,9% más).

El crecimiento del comercio electrónico en España, no significa que el dinero se quede aquí, al menos no todo. Los extranjeros dejaron en comercios españoles solo 296 millones de euros (el 12,3% del total). Desde mediados de 2011, los españoles ya gastan más en tiendas nacionales que en extranjeras, como venía sucediendo, pero aun así la diferencia apenas es de un punto (44,2% contra 43,4% o sea que 1.043 millones de euros se van a tiendas del exterior).

Zara y mango han contribuido a que la gente pierda la desconfianza a comprar ropa por Internet

El número de las transacciones realizadas por españoles fuera de su país llega al 52%, frente al 40% aquel hace dentro. El peso de la exportación, es decir, extranjeros que compran en webs españolas solo suponen el 7,4% de las transacciones.

Respecto al gasto por sectores, apenas hay variaciones. Los viajes y billetes de avión siguen siendo líderes indiscutibles, pero por facturación. Suman el 26,5% del total. A gran distancia se sitúa el marketing directo (6,7%), transporte terrestre (5,9%) y los juegos de azar (4,4%).

Sin embargo, por número de transacciones, las descargas musicales y de películas y las compras de electrodomésticos son líderes (10,1% del total), por delante de marketing (8,4%).

La mayor novedad del pasado año se da en el sector de las prendas de vestir, que en el último trimestre del año escaló dos puestos, hasta la quinta posición, al obtener el 5,1% de la facturación total del comercio electrónico, lo que supone unos ingresos de 123,4 millones de euros. Un año atrás, su facturación fue de 76,4 millones de euros, un 4,0% del comercio electrónico. Por operaciones subió del décimo al octavo puesto.

Para explicar este cambio en los hábitos del consumidor hay que recordar el lanzamiento y expansión por todo el mundo de la página de Zara, la actualización de otras del sector, también españolas, como Mango, y el peso que el comercio electrónico español tienen en los outlets de ropa de marca con grandes descuentos. Esta expansión, junto a la confianza que se ha ganado este sector entre el internauta, invita a pensar que seguirá escalando posiciones en facturación y transacciones.

Otra novedad que debería animar el comercio español en la segunda mitad de este año, es el juego y las apuestas online. Desde junio, los sitios de apuestas —la mayoría con sedes en Gibraltar y otros paraísos fiscales— para regular su situación en España han tenido que registrarse fiscalmente.