Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intel y Windows, los perdedores

El príncipe Felipe apunta al móvil como una de las claves para salir de la crisis y crear empleo

Telefónica y Mozilla se alían para crear 'smartphones' baratos

Nokia presenta Lumia 610 por 189 euros y ZTE quiere ser el tercer fabricante mundial

En 2011 se activaron 12 millones de tabletas con la plataforma Android

El stand de Android.
El stand de Android.

Un día de feria y Windows e Intel brillan por su ausencia. Los dos grandes protagonistas de la era del ordenador apenas son un pie de página en la era del postpecé, como la definió Steve Jobs. Tampoco está Apple, pero por motivos bien distintos (su marketing es ser diferente).

La feria de Barcelona arrancó ya el domingo con algunas presentaciones de Sony, Huawei y HTC; el lunes con la apertura oficial, fue el turno de los también chinos ZTE, y de Asus y LG. Todos presentan decenas de  aparatos, tanto móviles como tabletas y en todos los casos, con la única excepción de Nokia, los aparatos llevan sistema operativo Android, ya sea versión 4 o versión 3, pero Android al fin y al cabo; en el caso de los procesadores casi siempre son de Qualcomm (que nació ya con la telefonía) o de Nvidia (que creció en el ecosistema de los videojuegos). Son chips acostumbrados a encenderse y apagarse en segundos, a gastar mucha menos energía y a ser chica para todo: desde una simple llamada de voz, al pago de cosas o a la visión de una película en directo. Su gran virtud es que, dependiendo de lo que hace pone en marcha las parte del procesador que necesite. A eso se refieren los fabricantes cuando hablan de chips de cuatro o dos núcleos.

La mayoría de los fabricantes han llegado a acuerdos con estos fabricantes de chips, y no con Intel; tampoco con Microsoft, sino con Android, que es una plataforma abierta y que, pese a sus fragmentación en diferentes versiones, parece que no hay incompatibilidades entre ellas.

"Bienvenidos a Androidland", declaró feliz Andy Rubin, factotum de la plataforma Android de Google. No es para menos, al día se activan 850.000 aparatos, según sus datos. En 2011, doce millones de tabletas, excluyendo el Kindle Fire de Amazon, el doble que en 2010. Pero Google no tiene bastante. La siguiente frontera es el hogar: "Si no metemos Android en los hogares esto no funcionará", proclama Rubin. No quieren que les pase lo mismo que a Wintel (acrónimo de Windows e Intel), que no supieron evolucionar del ordenador a lo que todo el mundo llevaba en la mano todo el día: el móvil.

En este ambiente de triunfo absoluto de Android y Qualcomm y Nvidia, la única excepción es Nokia, con sus Lumia y su software de Windows, para lo cual tuvo que enterrar su sistema propio Symbiam. La jugada estratégica es muy arriesgada para ambos. Según las predicciones de los analistas, dentro de un par de años, Nokia y Windows recuperarán el mercado que tenía Symbiam antes de desaparecer, es decir que, en el mejor de los casos, serán el tercero en discordia.

En el otro lado, Intel ha anunciado que sus chips Atom se incluirán en móviles de la operadora Orange y en algunos de ZTE. El dicho más vale tarde que nunca, probablemente no valga en un mundo tan dinámico y cambiante como el de la telefonía del móvil inteligente.

La feria, en cualquier caso, ha arrancado en Barcelona con un éxito de asistencia. Desde las siete de la mañana centenares de personas han ido entrando al recinto de la feria mundial del móvil. Se espera que más de 60.000 personas de 130 países visiten la ciudad hasta el próximo jueves. El príncipe Felipe ha sido uno de ellos.

Acompañado del ministro de Industria, José Manuel Soria, y otras autoridades, Felipe de Borbón  ha visitado varias casetas y a media mañana ha asistido a la presentación de Barcelona como capital del móvil, una iniciativa que se pone oficialmente en marcha el año que viene y que según el heredero de la Corona constituye “un mensaje e imagen tan positivos que nos permite lanzar de España hacia Europa y el mundo en un contexto tan difícil como el que vivimos”.

Felipe de Borbón ha apuntado a la industria del móvil como “una de las claves para contribuir a la salida de la crisis y la creación de empleo”. Por su parte, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha afirmado que la capitalidad es una inyección de moral para todos. Además de un festival anual y el congreso profesional, Barcelona pretende convertirse en un laboratorio tecnológico. La repercusión económica para todo el periodo 2012-2018 se estima cerca de los 3.500 millones de euros.

En una industria tan dinámica como la de la telefonía móvil, los servicios de voz todavía representan el 70% del total de los ingresos. En 2012 cerca del 20% vendrán de los datos, en un mercado cuyo crecimiento ya están liderando las economías emergentes, que supondrán el 40% del total de ingresos a finales de este año.

En esta ocasión no solo se están viendo teléfonos (donde destacan los que llevan procesadores de cuatro núcleos), tabletas y aplicaciones en la feria. Además, un fabricante de coches ha presentado uno de sus nuevos modelos. Se trata del Ford B- Max, que permite enviar y recibir mensajes mediante un sistema de reconocimiento de voz, entre otras aplicaciones.

ZTE, el cuarto fabricante de móviles del mundo, quiere convertirse ahora en el tercero. Para ello ha desplegado una batería de nuevos teléfonos en la feria. Sus mejores aparatos, tanto móviles como tabletas, llevan procesadores de cuatro núcleos, Nvidia o Qualcomm en el caso de que tengan acceso a las conexiones 4G (LTE). 

Telefónica Digital y Mozilla han anunciado que van a desarrollar conjuntamente una nueva plataforma de telefonía móvil que permitirá aligerar de software los actuales teléfonos inteligentes, haciendo que las aplicaciones funcionen más ágilmente y se abarate el precio de los terminales. Se trata de aparatos basados en HTML5 que funcionan en web abierta, para crear una nueva arquitectura de teléfono que reside enteramente en la Red, habilitando aplicaciones en ese estándar con acceso absoluto a interfaces de programación de aplicaciones (API) básicas de teléfono. El objetivo es crear smartphones más baratos para los países emergentes, donde su penetración aún es baja, alrededor del 20%

La apuesta de Telefónica por este nuevo sistema operativo de los creadores de Firefox pretende ser abierta a todos los operadores y fabricantes pero choca con los intereses de Apple y, sobre todo, del Android de Google. El objetivo, según Carlos Domingo, director de innovación de Telefónica es hacer asequibles los smartphones. "Un iPhone podría costar 10 veces menos con esta tecnología". 

Nokia también ha presentado dos nuevos modelos de teléfonos inteligentes equipados con el sistema operativo Windows Phone. Lumia 610 y Lumia 900, uno destinados a los jóvenes y el otro dotado de alta conectividad, se venderán por 189 y 480 euros respectivamente a partir del segundo trimestre del año. Además, la compañía finlandesa se ha sacado de la chistera un móvil Symbian con una cámara de  41 megapíxeles. Es el Nokia 808 PureView.

Andy Rubin, jefe de la plataforma Android, ha explicado en la feria que en 2011 se activaron 12 millones de tabletas con este sistema operativo abierto, el doble que el año anterior. De la cifra descuentan las activaciones de los Kindle Fire de Amazon. Rubin ha comentado que, como la gente abandona los móviles y las tabletas junto a las llaves cuando llega a casa, su objetivo ahora es desplegar Android en los hogares, ya sea a través del televisor o de los sistemas domóticos. Una tendencia que la compañía profundizará en la conferencia de desarrolladores de Google I/0.