Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blogger, en doble versión para evitar la censura

El servicio de blogs de Google cambiará los dominios .com por los del país de origen

La empresa dice adaptarse mejor a las leyes locales, aunque es fácil ver la versión internacional

Logo de Blogger.
Logo de Blogger.

A mediados de enero Google anunció lo que parecía un cambio rutinario en Blogger, su plataforma de blogs. En una serie de preguntas y respuestas explicaba que, paulatinamente, va ir cambiando el dominio de los blogs, de ".com" a los respectivos sufijos locales: .es en España, .fr en Francia, .it en Italia...

Lo que no resulta tan rutinario es la motivación de Google para hacerlo: "Migrar a dominios localizador nos permitirá promover la libertad de expresión y que se publique con responsabilidad mientras que damos una mayor flexibilidad para quitar el contenido que se requiera por las leyes de cada país". En la misma página se indica que así el impacto de la retirada de contenido será menor.

Representantes de Google en España han explicado que con el cambio de dominios Google podrá, por un lado, poner un aviso antes de acceder a contenido agresivo o para mayores de 18 años, por otro, hacer que, bajo requerimiento judicial, no se acceda a un contenido en concreto. Desde Google insisten en que no se trata de cambios en los términos de uso, sino en un esfuerzo para ser más flexibles y ligeros para adaptarse a la legislación y peticiones de cada país.

Lo que no resulta tan normal es que en el documento donde se explica se incluya la manera de saltarse la restricción. En un movimiento muy similar al que hizo el buscador cuando se estableció en China se explica a los usuarios cómo saltarse el filtro y consultar sin la restricción local cualquier artículo de un blog en su plataforma.

Google indica la manera de saltarse las restricciones locales y ver el contenido retirado

Así, por ejemplo, en Alemania si un juez pide que se retire un contenido a favor del nazismo, no se verá a través del domino unblog.blogspot.de pero sí si se entra en unblog.blogspot.com y se añade al final de la dirección /npr. De esta manera se puede, desde dentro de Alemania, pasar por encima de la ley local.

Los términos de uso de Google están hechos en Estados Unidos y obecen a las leyes de aquel país por lo que quedan algunas dudas en el aire. Una puede ser qué pasa en caso de que un contenido no permitido en Estados Unidos, donde los blogs seguirán teniendo el dominio .com, se quiera ver desde España. ¿Se podrá usar también el subterfugio de poner /npr al final y llegar a la entrada del blog sin censurar? Google dice no tener una respuesta todavía al respecto pues es un cambio que están haciendo ahora mismo. Insisten en que se intentará tratar cada caso de manera aislada.

Hace justo una semana Twitter cambió unilateralmente sus términos de uso para permitir que los gobiernos locales censurasen contenidos. En el caso de Twitter los tuits censurados no se podrán ver en los países donde se decida que una palabra o expresión esté prohibida, pero sí desde el extranjero. Google, aparentemente, hace lo mismo, pero añade una explicación para saltarse el filtro. Una apostilla que marca la diferencia y seguramente no agradará a las autoridades y jueces locales.

En 2003 Google compró Blogger, un servicio que nació en 1999. En su momento fue una de sus primeras adquisiciones importantes, un año antes de salir a bolsa. Una vez pasada la fiebre de comienzos de siglo por los blogs personales la plataforma ha sabido mantener su facilidad de uso y un amplio número de diseños para manetener el atractivo. Sus máximos competidores en este sector son Wordpress, muy popular en el ámbito profesional por su flexibilidad, y Tumblr por su inmediatez.

La última vez que Google aportó datos sobre este producto, en agosto de 2011, explicó que tenía varios millones de usuarios y más de 400 millones de le4ctores diarios. En marzo de 2011 el ritmo de publicación era de 250.000 palabras por minuto.