Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spotify añade aplicaciones

El servicio de música se convierte en plataforma

Tunewiki convierte Spotify en un karaoke

Aplicación de Rolling Stone para Spotify
Aplicación de Rolling Stone para Spotify

Spotify sigue los pasos de Facebook. Cuando la red social de Mark Zuckerberg nació no era la única opción pero sí fue la primera en abrirse a los desarrolladores. La historia es conocida, Facebook domina su sector y se multiplican las aplicaciones.

El servicio de Daniel Ek no es el único servicio de música de pago por streaming para móviles y ordenadores, pero sí la primera en abrirse a terceros. A finales de noviembre anunció que daban este paso y ya cuenta con una 16 aplicaciones para enriquecer su catálogo musical con nuevos usos.

A diferencia de Apple, que cobra a los desarrolladores por acceder a su kit de desarrollo, aquí el acceso es gratuito pero no se aceptan todas las propuestas. Se debe enviar una definición con la idea de aplicación y una vez que Spotify lo aprueba comienza el desarrollo. Lutz Emmerich, responsable de Spotify en España, cree que pronto habrá propuestas adaptadas al mercado y gustos españoles. "Ellos las crean y nosotros les apoyamos con la promoción", insiste Emmerich. Por el momento las aplicaciones solo funcionan en las versiones para escritorio, ya sea en PC, Mac o Linux. Todas son gratuitas y se integran dentro del programa.

Una de las más exitosas, por divertida, es TuneWiki, que convierte Spotify en un karaoke. Basta con escoger una canción para que comience a aparecer la letra en pantalla, al ritmo de la música. Mood Agent es lo más parecido a hacer terapia musical. Solo hay que decir el estado de ánimo y pondrá rock, pop, jazz o lo más conveniente según el momento.

Desde sus inicios Spotify completó su oferta musical con contenidos relacionados, ya fueran noticias sobre los artistas, entrevistas o vídeos. Tanto The Guardian como la revista Rolling Stone han publicado su propio programa. La primera permite leer crítica musical al tiempo que se escucha. Rolling Stone va un paso más allá de las clásicas listas con una oferta renovada a diario con canciones que consideran interesantes.

Emmerich insiste en que la experiencia musical es eminentemente social: "Es objeto de conversaciones entre amigos, nos une y nos gusta vivirlo". El éxito de SounKick le da la razón. Esta aplicación sugiere conciertos en lugares cercanos relacionados con los grupos que se escuchan con más frecuencia o afines.

Spotify ya cuenta con más 2,5 millones de abonados de pago , aunque no dan cifras concretas de España, el directivo aclara que "cada vez se muestran más dispuestos a pagar una pequeña cantidad a cambio de escuchar música sin límites".