Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spotify entra en Estados Unidos

El servicio sueco de música abrirá hoy las invitaciones para acceder al mismo

Spotify ha conseguido su objetivo. Entrar en Estados Unidos. El servicio sueco de música llevaba meses negociando con las discográficas su lanzamiento en aquel país. Finalmente lo ha conseguido. Al servicio se accede por el momento en Estados Unidos a través de invitación. El modelo de servicios seguirá al que ya ofrece en otros países, entre ellos España. Un acceso gratuito con publicidad y audiciones limitadas y otro de pago, con tarifas de suscripción mensual de cinco y diez dólares en función de los servicios que se desee (por ejemplo el acceso desde un móvil).

La entrada de Spotify en Estados Unidos le permitirá plantearse más alternativas. Facebook podría estar interesada en una integración del servicio en su red social, un movimiento que ambas compañías han estado analizando.

El lanzamiento estadounidense de Spotify se produce en colaboración con algunas de las mayores marcas como Coca Cola y Sprite, Chevrolet, Motorola, Reebok, Sonos y The Daily. Estas marcas van a poner en marcha campañas conjuntamente con Spotify a lo largo de las próximas semanas y meses.

Ken Parks, responsable principal de Contenidos y Director Gerente de Spotify Norteamérica, ha señalado: "Spotify se fundó para tener una alternativa mejor y más sencilla a la piratería. Puedo asegurar que aquellos que contribuyen a que la música sea algo grande son muy importantes para nosotros. Tenemos catálogos enteros de todas las discográficas más importantes y un montón de sellos independientes. Esto significa que todos sus artistas son justamente recompensados por su creatividad cada vez que la gente disfruta de su música a través de Spotify".

Spotify alberga unos 13 millones de títulos y más de un millón de suscriptores de pago en Reino Unido, Francia, España, Suecia, Noruega y los Países Bajos. En mayo de este año redujo el tiempo de escucha gratuita de sus contenidos, en un cambio que se interpretó como forzado por las negociaciones con las discográficas de cara a su lanzamiento en Estados Unidos. En 2010 ya redujo el acceso gratuito a 20 horas mensuales y desde mayo son 10 y un mismo tema no puede escucharse gratuitamente más de cinco veces.

En Estados Unidos no solo deberá competir con iTunes y los servicios musicales en la nube de Google, Amazon y Apple si no con otros servicios parecidos como Grooveshark, una plataforma web que permite escuchar gratuitamente unas siete millones de canciones.

En España, Spotify abrió en abril de 2008. Ya el año pasado, su responsable en España, Lutz Emmerich, manifestó a este diario que su principal objetivo era entrar en Estados Unidos. "Para hacerlo bien tenemos que adaptar la plataforma, el lenguaje, y, sobre todo, tener contenido. En Estados Unidos se escucha mucho country y aquí nada. Tenemos que conseguir las licencias, meter las canciones en la plataforma y después lanzar". Ya lo han logrado.