Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frédéric Mitterrand: "Si no se protegen los derechos de autor, no se protege la creación"

El e-g8, esto es, el congreso que reúne en París a las principales figuras relacionadas con el mundo de internet ha organizado un debate vívido y polémico alrededor de los derechos de autor. La gran sala que ha acogido la mesa redonda estaba llena, ha habido plausos para un lado y para otro y la discusión la ha abierto el ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterrand, que ha asegurado nada más empezar: "Si no se protege los derechos de autor, no se protege a la creación".

El ministro del Gobierno de Sarkozy ha añadido que hay que buscar medios para hacerlo y ha puesto un ejemplo que a él le parece satisfactorio, la Ley francesa Hadopi, que prevé cortar la conexión a internet, bajo auspicio judicial, a los internautas recalcitrantes que se bajen sin permiso contenidos de internet protegidos por los derechos de autor.

Hartmut Ostrowski, presidente del enorme grupo multimedia Bertelsmann, ha coincidido con el ministro francés y buscado una equivalencia en la industria automovilística: "Al principio, no había límites de velocidad, ni señales, ni reglas. Pero son necesarias". También considera necesario que haya el alto cargo del grupo Fox, encargado del área cinematográfica, James N. Gianopoulos: "Debemos velar por la protección de nuestros autores".

John Perry Barlow, activista estadounidense luchador por la desregularización de Internet ha replicado al ministro Mitterrand: "Usted no puede ser propietario de los derechos de autor" (muchos aplausos). Y ha añadido: "Por primera vez en la historia de la Humanidad, cada hombre tiene una voz y puede satisfacer su curiosidad. Todo esto es una herencia que podemos dejar a nuestros sucesores". "A lo mejor lo que pasa es que las instituciones a las que ustedes defienden" -ha precisado, refiriéndose a sus opositores en la mesa- "están ya obsoletas".

Mitterrand, muy tranquilo, ha respondido: "Antes de ser ministro viví gracias a lo que cobraba por los derechos de autor. Modestamente, pero vivía, gracias a que se me pagaba. No estoy de acuerdo con esa visión apocalíptica. No somos una dictadura del pensamiento. Sólo queremos solucionar de una manera económica un problema económico. Y eso es todo. Si a Pasolini no le hubieran pagado por sus películas, no las habría hecho. Y eso es todo" (aplausos).

En este momento un hombre ha alzado la mano y, levantándose del asiento, se ha presentado como miembro del grupo anti-regulación en Internet La Quadrature du Net para decirle a Mitterrand: "Usted está impidiendo el hecho de compartir, de prestar: cuando usted impide eso, impide la cultura. Nosotros amamos la cultura. No somos ladrones".

El hombre de la industria del cine, James H. Gianopoulos, ha meneado la cabeza: "Yo no entiendo nada. Si uno dice que roba un producto porque lo ama, es que no entiendo nada...".

Mañana prosiguen los debate y charlas en el e-G8, que esta mañana ha inaugurado Nicolas Sarkozy asegurando que nadie puede frenar ni controlar Internet.

Más información

  • El ministro de Cultura francés defiende la ley Hadopi, que corta la Red a los internautas que descargan contenidos protegidos