Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larry Page quiere que Google tenga el espíritu de una 'start-up'

El fundador de la compañía recupera la dirección de la misma

Hoy se produce el relevo en la cúspide de la empresa.

Larry Page, fundador de Google junto a Sergey Brin, toma hoy las riendas de la compañía. Tal y como se anunció, Eric Schmidt, al frente de la misma desde hace diez años, pasa a la presidencia de la empresa y algunos medios no descartan que termine como responsable de la cartera de Comercio en la administración Obama.

Aunque hoy sea el día de la toma de posesión oficial, Page ya ha iniciado cambios en la manera de trabajar de la compañía. Según The Wall Street Journal, ha pedido a todos los directivos que le expliquen en un mensaje de no más de 60 palabras en qué están trabajando y ha instalado en zonas abiertas del edificio corporativo algunas actividades gerenciales para facilitar la accesibilidad de los directivos. Page quiere renovar el espíritu corporativo retomando el estilo de una start-up, aunque tenga crca de 30.000 trabajadores.

En Fortune hacen un recuento de las empresas donde sus fundadores han retomado el liderazgo de la gestión. Según un informe, el porcentaje de supervivencia de las empresas dirigidas por su fundador es superior (73%) al de las empresas que han fichado a un patrón ajeno a la misma (60%). En la lista de regresos, por distintas razones, de fundadores a la cúpula de su propia compañía están Michael Dell, Howard Schultz (Starbucks), Charles Schwab (Schwab), R. Hoffman (LinkedIn) y el propio Steve Jobs en Apple. Curiosamente, en 2000, Page y Brin soñaban con que Jobs aceptara la dirección de Google, algo totalmente imposible con un Jobs que había regresado a Apple en 1998 y estaba ocupado con los preparativos del iPod que abriría la puerta a los teléfonos móviles y a las tabletas.

Sobre los cambios que puede introducir Page en Google, algunos medios aseguran que Google Health no está en sus planes prioritarios. Una de las preocupaciones centrales es Facebook (otra compañía dirigida por su fundador) y su atractivo publicitario así como los resbalones que ha dado Google para hacerse más social (Buzz) o la apertura de investigaciones sobre prácticas comerciales en contra de la competencia.