Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva oleada de cierres de dominios en EE UU

Las autoridades bloquean 18 sitios acusados de vender falsificaciones

La operación In our sites de las autoridades estadounidenses prosigue. La cuarta oleada de bloqueos de dominios ha afectado a 18 sitios acusados de vender productos falsificados. EE UU aprovecha su competencia en el control de los dominios de primer nivel (como .com o .net) para anular el registro de los dominios de los sitios sospechosos. En una anterior oleada cerraron el sitio español rojadirecta que ofrecía enlaces a retransmisiones deportivas en directo propiedad de emisoras.

Al menos 119 sitios, según las cuentas de Numerama, han sido confiscados en el marco de esta operación. Las webs afectadas van desde las que ofrecen visionados en streaming (sin descraga) a tiendas de material sospechoso de estar falsificado.

En esta nueva oleada, con ocasión del comercio en torno a San Valentín, las autoridades aduaneras de EE UU han cerrado sitios que comerciaban con supuestos productos de marcas como Burberry, Chanel, Dolce & Gabbana, Gucci, Louis Vuitton, Nike, Omega, Prada, Rolex, Tiffany... Para ello han acudido a las compañías que gestionan los dominiosde primer nivel como Verisign (.com o .net) PIR (.org).

Estas actuaciones han reabierto la polémica sobre el control que puede ejercer Estados Unidos sobre la gestión de los dominios en Internet. La entidad que los regula, ICANN, sociedad sin ánimo de lucro que se rige por las leyes de California tiene esta competencia gracias a una cesión del departamento de Comercio de Estados Unidos que, por razones históricas del nacimiento de Internet, tiene el control de los mismos.

El pasado día 3, la fiscalía federal de Manhattan confiscó 10 conocidos dominios de internet por retransmitir sin permiso encuentros deportivos y espectáculos de lucha libre, en violación de las leyes que prohíben la distribución de materiales con derechos de propiedad intelectual. El fiscal federal Preet Bharara indicó en un comunicado de prensa que las páginas clausuradas por orden judicial eran las más populares en la red para acceder a retransmisiones pirateadas de espectáculos deportivos, tanto en Estados Unidos como en otros países.