Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama quiere que los Gobiernos puedan vetar la creación de dominios en Internet

ICANN propone una gran ampliación con propuestas polémicas como .xxx

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiere dar más poder a los Gobiernos en la decisión de qué nuevos dominios de Internet deben introducirse. La propuesta de su Administración consistiría en dar derecho de veto. La iniciativa alteraría el funcionamiento de la agencia que regula este tema, la ICANN. Se trata de una organización sin ánimo de lucro, sometida al derecho de California y cuya actividad está supervisada por el departamento de Comercio. La Administración de Obama argumenta que si los Gobiernos pueden frenar la introducción de un dominio al que se oponen, se evitará que, luego, cuando se haya activado, determinados países bloqueen el acceso al mismo provocando la fragmentación de Internet.

ICANN tiene en cartera la aprobación de varios centenares de nuevos dominios. Está, por ejemplo, el dedicado a sitios pornográficos (.xxx) que lleva siete años de discusiones. Otro domonio polémico es .gay porque hay dos organizaciones que se postulan para ser sus administradores y es difícil evaluar los méritos de cada una para conseguirlo. Además hay países que se oponen expresamente a su existencia.

Pero la propuesta de Obama, no verbalizada, tiene otra derivada. Desde hace años, varios países, como India o China, promueven quitar a ICANN el gobierno de Internet y dárselo a una organización de Naciones Unidas. Esta propuesta se justifica porque de esta manera se anularía la influencia de Estados Unidos sobre ICANN. Una influencia que tiene su origen en el inicio de Internet, cuando era la propia Administración estadounidense la que lo administraba. Pero esta propuesta preocupa a expertos en esta manteria porque consideran que si entra la diplomacia en la gestión diaria de Internet, esta perderá agilidad, y preocupa dar voz a países, como China, que practican la censura sistemática de la Red.

Con respecto a la ampliación de dominios, ICANN mantiene que fomentará la innovación en Internet. No todos lo comparten. "No está nada claro qué valor se añade a la Red. Sí parece obvio que generará negocio para algunos porque muchas empresas se verán en la necesidad de comprar los nuevos dominios de sus marcas para protegerse", explica Joao Damas, experto en el Sistema de Nombre de Dominio (DNS, por sus siglas en inglés).