Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de San Sebastián archiva la investigación sobre Street View

Considera que los datos recogidos por sus coches de las wifi de particulares son fragmentarios y no ponen en peligro la privacidad

La Fiscalía de Guipúzcoa ha archivado la investigación que abrió en junio para determinar si la empresa Google infringió el Código Penal durante la toma de datos en las calles por parte del callejero virtual Street View. Sus coches van equipados con tecnología para captar las redes wifi de particulares no cifradas. La Fiscalía guipuzcoana, que cuenta con uno de los doce fiscales especializados en delincuencia informática en España, inició sus pesquisas, en coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía (CNP), tras tener conocimiento de que estos automóviles podrían haber captado "datos de las comunicaciones telemáticas" realizadas por particulares "en sus domicilios y negocios" a través de conexiones wifi. La Fiscalía de Guipúzcoa, que en aquel momento asumió la investigación del caso en toda España, trataba de determinar si con sus actuaciones Google vulneró el artículo 197 del Código Penal, que establece penas de 1 a 4 años de prisión y multa de 12 a 24 meses para quien se apodere de "papeles de otros, cartas, mensajes de correo electrónico, otros documentos y efectos personales". Este artículo prevé las mismas penas para quien "utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción de sonido, imagen o cualquier otra señal de comunicación" para "descubrir los secretos o vulnerar la intimidad" de terceros "sin su consentimiento".

Sin embargo, el Ministerio Público ha decidido ahora archivar el asunto mediante un auto en el que considera que "el carácter aleatorio, indiscriminado y fragmentario de la técnica utilizada por los automóviles de Google Street View, impide que se haya obtenido información que, per se, suponga el descubrimiento de secretos o la vulneración de la intimidad que exige el tipo penal".

El documento aclara asimismo que, para los datos obtenidos por los coches de Google "tuvieran potencialidad lesiva de la intimidad" hubiera sido preciso que esta información "se aplicara a algún tipo de finalidad que sirviera a los objetivos" de la compañía investigada, que son "eminentemente comerciales".

El escrito aclara que para ello hubiera sido "imprescindible" someter la información obtenida a "algún tipo de técnica" informática con el fin de "ordenar y tratar" lo que de otra manera "no es más que una masa informe de datos" y "una sobreabundancia de información que no permite extraer un conocimiento inteligible" de ella. El texto precisa que "no se ha descubierto actividad" alguna por parte de Google en este sentido, al igual que no existe "el menor indicio" de que la empresa haya intentado "comerciar directamente" con el conjunto de información obtenida.

El Ministerio Público señala además que en este punto "no cabe continuar" su actividad investigadora, "toda vez que las posibilidades se han reducido al extremo, debido a que los soportes de datos originales no se encuentran ya en territorio español".

Tras este archivo sigue viva la investigación abierta por un juzgado de Madrid que ha citado a declarar como imputado a unrespresentante de Google España el próximo mes e octubre.

El mecanismo de captación de redes wifi

En el auto se describe técnicamente el equipamiento de los coches y su función.

"Para ello utiliza un programa de software libre conocido como

KISMET, que realiza tareas de captación de datos inalámbricos, así como un software

específicamente desarrollado por Google, dos utilidades conocidas como GSLITE y

GSTUMBLER, que analizan y clasifican la información".De entre esos datos recolectados, el sistema segrega los que contienen datos de tráfico, "como el identificativo de la red (SSID) o el código de identificación del

dispositivo inalámbrico (MAC), que se almacenan por un lado, y los datos de

contenido, o payload data (correos, contraseñas, imágenes), que se guardan aparte.

Los datos de tráfico se analizan y se ponen en relación con un dispositivo de

geolocalización (GPS) con el que va dotado el vehículo. Los datos de contenido no se

utilizan ni analizan". Aegún el texto, la "captación es aleatoria e indiscriminada, realizándose un cambio de la red objeto de captación cada 0'2 segundos (5 por segundo). Los datos así guardados no han sido

objeto de ningún tipo de tratamiento automatizado, parsing, data mining o cualquier

otro procedimiento informático que permita ordenar, clasificar u obtener información

inteligible del volumen total de datos".

Más información