Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flickr se pone al día

Yahoo! y Google pelean por atraer a los aficionados a la fotografía

Como tantos proyectos en Internet, terminó siento algo diferente para lo que fue pensado. Flickr era un chat de un juego online canadiense que permitía compartir fotografías. Cobró vida propia y desde 2004 es un contenedor social de imágenes. Los usuarios pueden subir hasta 200 fotografías gratis. Si pagan 20 euros al año pasan a tener espacio sin límites. Aunque muchos lo usan como disco duro virtual para conservar una copia de su archivo, otros se lanzan a superarse y compartir la creatividad.

En estos últimos cinco años la evolución ha sido constante. En 2005 Yahoo! compró este servicio y llegaron las primeras mejoras. Los grupos para imágenes, como el dedicado al número 37, se han convertido en clásicos.

Vídeo y retoque

Después llegó la posibilidad de pedir copias impresas sin salir del servicio y la subida de vídeos. Esta última decisión fue seguida de una gran polémica. ¿Cómo podían atreverse a llamar imágenes en movimiento a vídeos de hasta 30 segundos si este era un lugar para las fotos? se preguntaban los fanáticos de las imágenes. Han seguido esta senda, aunque no es su negocio principal, y permite subir vídeos de alta definición desde el iPhone.

Al tiempo que crecía le surgió un competidor, Picasa, un servicio similar de Google que se integra en la cuenta de correo del usuario. Funciona tanto online como programa de escritorio. Desde el primer momento destacó por su facilidad para retocar las imágenes, virtud que se ha visto potenciada con la compra de Picnik, un poderoso editor online. Flickr ya había sumado este servicio, pero no fue capaz de ultimar su compra.

La guerra sigue abierta, el terreno de batalla ahora es la interfaz del usuario. En esto, sigue ganando el clásico Flickr. Entre sus últimos cambios destaca una interfaz sencilla y limpia pero con mucha información. De un vistazo se pasa de una imagen a otra, se ve con qué cámara y en qué lugar se hizo la imagen. Incluso permite intentar vender una foto concreta a la agencia Getty Images para que la comercialice en el mercado profesional.