Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil se vuelca en la Campus Party

Políticos y líderes digitales se citan en este encuentro en Sao Paulo

Diez gigas de conexión en un país donde la banda larga, como demominan a la banda ancha, es una preocupación estatal. También el software libre no es sólo una apuesta del Gobierno, sino una religión para los entusiastas del mismo. Hay que ver cómo la chavalería se pegaba por una foto con Kevin Mitnick, uno de los hackers más famosos de la historia, o querían que les firmase un CD como reliquia. Tras el carnaval y la competición de Fórmula 1 en Interlagos, éste es el evento más importante de la ciudad, más de mil periodistas acreditados y televisiones emitiendo en directo durante ocho horas desde el recinto.

El compromiso de Brasil con Internet hace ir de la mano a políticos y ciudadanos. Estos 6.000 entusiastas son sólo una muestra pero muy significativa. Durante esta semana pasarán por Campus el ex-ministro de Cultura Gilberto Gil -también uno de los padres de la bossanova electrónica que tantos veranos invadió nuestros transistores- y los tres candidatos a la presidencia tienen previsto compartir impresiones con los asistentes. La intención es que nadie se quede fuera, que no haya excluidos.

Indígenas llegados del Amazonas y chavales sin poder económico alguno tendrán su primer contacto con Internet en la zona de "bautismo digital", y podrán seguir su aprendizaje en el espacio del Gobierno de Sao Paulo. Además de las consabidas zonas dedicadas a la simulación, los videojuegos, la robótica, el desarrollo o el cambio de look de su ordenador con modding, destaca el escenario de Telefónica, que a diario contará con dos ponentes estelares. Entre los mismos destacan el citado encargado de hacer la cuenta atrás en la noche del lunes, Kevin Mitnick, el activista a favor de la cultura libre, Laurence Lessig, o Scott Goodstein, unos de los asesores en Internet de Obama, recién fichado por Rouseff, candidato a la presidencia de Brasil, para plantar cara al gobernador de Sao Paulo, Serra.

Junto a esta zona se encuentra la más local y al mismo tiempo transcendente. Grandes personalidades de la vida civil y política de Brasil debatirán con líderes del mundo digital sobre el futuro de un país próspero y orgulloso de su desarrollo. Se debatirá sobre la banda ancha, alfabetización digital, derechos humanos, software libre y ciudadanía digital. Los 150 reales que cuesta el acceso y derecho a acampar durante una semana, unos 60 euros, serán muy bien aprovechados por estos campuseros llenos de energía. Tanta que la música suena en todo momento, gritan, bailan, se entusiasman y celebran cada acto.