Google se sube al carro del libro electrónico

El gigante de Internet lanza Edition, una nueva plataforma digital de e-libros que comenzará a vender ejemplares en 2010

El libro electrónico vuelve a demostrar su fuerza como quizá no había hecho hasta ahora. Y le ha podido a un gigante como Google que, por vez primera, va a cobrar a sus usuarios por un servicio. Se trata de Google Edition, nueva oferta de plataforma digital de e-libros que el gran buscador de Internet está presentando estos días en la Feria del Libro de Francfort y que lanzará a finales de año o principios de 2010 en EEUU e Inglaterra y en junio próximo en una decena de países más, entre ellos España.

La oferta inicial será de medio millón de libros electrónicos en conjunto con los editores con los que ya coopera y de los que tiene derechos digitales. Los lectores podrán comprar libros electrónicos directamente a través de Google o de otras tiendas online como Amazon.com o Barnesandnoble.com.

Más información
El papel resistirá frente al libro electrónico, según los expertos
La librería Barnes & Noble sacará su propio 'e-book'
Un nuevo contendiente en el mercado del 'e-book'
Francfort se rinde al libro electrónico
Un megaeditor llamado Google

La propuesta del gigante norteamericano pasa por abrir la participación en el proyecto tanto a autores, como editores y libreros y ofrecer libros digitalizados que, en realidad, no se descargarían de la manera tradicional sino que serían accesibles a través de conexión a Internet. Ello permitiría que el libro pudiera ser leído tanto en una pantalla de ordenador, como en un móvil, un dispositivo lector o un televisor.

"Se trata, por un lado, de que la tecnología no sea problema alguno como la mayoría de los formatos que se ofrecen ahora, que son cerrados, y de que participe todo el sector, por eso preferimos hablar de ecosistema del libro más que de plataforma", asegura Luís Collado, representante de Google en España. Y esa sería la razón por la que la empresa no entrará por el momento en la creación de dispositivos de lectura propios como han hecho Sony y Amazon.

La mecánica, que al parecer ya ha empezado a explicarse a editores españoles y que estaría recogiendo buenas impresiones "porque lo entienden como una nueva oportunidad, barata y sencilla, de comercializar sus contenidos", pasaría por las siguientes opciones: el editor cede un libro físico, o en formato PDF, a Google, quien se encarga de su digitalización. Una vez realizada, el libro pasa a los servidores de la empresa, que puede comercializarlo directamente, o bien a través de la web del editor o, incluso, de una librería. Según la vía, Google se quedaría con un porcentaje distinto del precio final, que se movería entre un 15% si lo vende a través del editor, un 37% si lo comercializara directamente y un 55% si fuera a través de una librería online.

El usuario tendría acceso al libro a través de una cuenta abierta en Google, donde deberán constar sus datos personales y bancarios. Precisamente, esta información es la que, según Collado, garantizará menor piratería: "Esos datos están asociados al cliente y si éste traspasara el libro, también lo haría con sus datos; el libro está muy protegido porque residirá en los servidores de Google, y quine quiera piratearlo tendrá que ir contra nuestros servidores, que le garantizo que no son fáciles de asaltar".

El precio del libro será "el que elija el editor: sólo ha de tener los derechos digitales y saber a qué zonas del mundo puede venderlo", expone el representante del buscador, en otra diferencia tácita con respecto a Amazon, que tiene fijados todos los títulos a 9,99 dólares, cifra que los expertos califican de no rentable. Con este modelo, ¿puede un autor ir directamente a Google Edition y proponer que le cuelgue el libro en su plataforma? "Sí, si tiene los derechos electrónicos, pero no lo recomendamos porque siempre tendrá más fuerza bajo el manto de una editorial, que también velará por la calidad de su texto; Google ofrece una gran plataforma para todos pero no somos ni autores ni editores", desea recalcar Collado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS