Estados Unidos mantendrá su vigilancia sobre el Gobierno de Internet

Europa reclama una gestión multilateral de ICANN

El Gobierno norteamericano mantendrá su vigilancia sobre el llamado Gobierno de Internet a pesar de que mañana expira el acuerdo entre la Administración norteamericana y la ICANN (Corporación para la Asignación de Nombres y Números de Internet), la organización privada sin fines de lucro que gestiona los dominios (direcciones) en Internet. Se trata, de hecho, de la única autoridad mundial que existe sobre Internet. El vigente acuerdo (Joint Project Agreement Between ICANN and the US Government) data de 2006 y establece una serie de métodos y criterios sobre la administración de dominios, pero no altera el marco fundacional por el que el Gobierno estadounidense puede, de hecho, vetar cualquier decisión de ICANN.

Estados Unidos puede vetar cualquier decisión de ICANN

Más información

Fuentes consultadas por este diario han explicado que la Administración de Obama ha hecho llegar de manera informal a ICANN su postura: se renueve o no el citado acuerdo, la Administración norteamericana no piensa renunciar totalmente a su influencia sobre la entidad. Senadores demócratas y republicanos de los Estados Unidos ya han manifestado su postura totalmente contraria a una hipotética renuncia de Estados Unidos a su control sobre la entidad.

La comisaria de la Unión Europea Viviane Reding manifestó en mayo que no "era sostenible que el gobierno de un solo país tenga el control de la red utilizada por centenares de millones de personas de todo el mundo". Reding sugirió como fórmula la creación de una especie de G-12 que asumiria la dirección política de este aspecto crucial para el funcionamiento de Internet. La gestión técnica seguiría en manos de ICANN, pero dos representantes de Norteamérica, Sudamérica, Europa, África y tres en nombre de Asia y Australia compondrían este G-12 en el que tendría voz sin voto el presidente de ICANN y al que estarían invitados diversos organismos internacionales como observadores... Hoy se ha mostrado optimista ante la posibilidad de que Estados Unidos relaje su control sobre ICANN.

Este mes, la responsable francesa de Economía digital, Nathalie Kosciusko-Morizet, ha reiterado que es insostenible que una red mundial esté en manos de un único gobierno. La UE se pronunció en agosto pasado sobre el tema insistiendo en la necesidad de que ICANN mantenga la gestión técnica, pero abriendo el control político a un grupo multilateral del que no precisó su composición ya que lo dejaba abierto a negociaciones diplomáticas de todo tipo, para empezar con Estados Unidos.

Los críticos

The Economist publicaba la semana pasada que un nuevo acuerdo establecería distintas áreas de competencia de ICANN donde participarían distintos gobiernos y organismos y sólo en una de ellas, la dedicada a preservar el interés público, Estados Unidos se reservaría un puesto permanente.

Pero la postura de otros países es más radical. Se trataría de prescindir de ICANN, de quien sospechan permanentemente, y montar un organismo gubernamental multilateral. Ya en la Cumbre digital de Ginebra de 2005, países como India o Brasil apoyaron su creación en el seno de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones, organismo de las Naciones Unidas y que fue la encargada de organizar aquella cumbre.

De la misma manera que la crítica al control en solitario de Estados Unidos del gobierno de Internet es mayoritaria, desde distintos ámbitos, se ha manifestado la preocupación porque la administración de los dominios de la Red pase a manos de los gobiernos del mundo en la medida en que la diplomacia multilateral sería incapaz de dar respuesta diligente a los problemas técnicos que plantea este tipo de gestión en una red, Internet, donde los cambios se suceden velozmente. Por otra parte, la presencia de gobiernos tiránicos en esta organización haría peligrar el acceso libre a la Red.

El pacto fundacional

Amadeu Abril, ex miembro del consejo directivo de ICANN, está convencido de que pase lo que pase mañana, el statu quo no se alterará. "El acuerdo que ahora expira trata sólo de criterios y aspectos procedimentales. En el caso de que no se renueve, eso no quiere decir que Estados Unidos pierda el control sobre la entidad. Lo tiene de facto desde que el Gobierno norteamericano le delegó esta función reservándose un derecho de veto que nunca ha ejercido formalmente porque el conocimiento de su postura en un tema por parte de ICANN ya aconseja a ésta evitar el trámite de presentar una propuesta que no acepte Estados Unidos". Sucedió, por ejemplo, con la creación de un dominio .xxx para los sitios pornográficos. Estados Unidos, y otros muchos países, estaban en contra de la idea de ICANN de crearlo y ésta nunca llegó a presentarlo oficialmente.

El actual presidente de ICANN, Rod Beckstrom, es un norteamericano que fue responsable de la ciberseguridad estadounidense.

Idea polémica

El peso de los países discrepantes crece en la medida que crece el número de sus internautas. Según Forrester, en 2012, los internautas asiáticos serán dos veces más que los americanos. Japón y Brasil también serán otras potencias demográficas en la Red A este tema se añade un polémico proyecto de ICANN, liberar cientos de nuevos dominios de primer nivel. Actualmente, ICANN tiene reconocidos algo más de una docena de dominios de primer nivel (desde los populares .com y .net, a otros como .mobi, para servicios de telefonía móvil; .museum, .edu o .cat, para webs de la comunidad lingüística catalana) y un dominio (de dos letras) para cada uno de los estados (.es). Pues bien, ICANN quiere permitir el registro de cientos de nuevos dominios. El proyecto, mal visto en Estados Unidos, ya ha recibido las críticas de las grandes empresas que estarían obligadas a registrarse en multitud de nuevos, y caros, dominios para proteger su marca de los ciberokupas. El Vaticano también ha manifestado su oposición porque, afirma, no está claro quién estaría legimitado para controlar el registro de dominios religiosos como .catholic, .islam o .anglican

¿Qué es ICANN?

El sistema de dominios se mantiene gracias a una red básica de 13 nodos, ordenadores superprotegidos conocidos como "servidores raíz" instalados básicamente en Estados Unidos aunque los hay localizados en Tokio, Estocolmo y Londres. El servidor A, que controla el funcionamiento del resto está en Estados Unidos. Estos ordenadores no son propiedad de ICANN, pero es ella quien los gestiona. Otra cincuentena de ordenadores espejo duplican los datos y dan mayor velocidad a la gestión del sistema. Cualquier nuevo dominio ha de ser autorizado por ICANN.

El control estadounidense tiene explicaciones históricas. Fue en este país donde nació Internet y donde empezó a diseminarse su infraestructura básica. En 1998, la administración Clinton quiso abrir la gestión de los dominios al sector privado y a organizaciones internacionales y el departamento de Comercio encargó a ICANN que se hiciera cargo de la gestión pero sin perder el departamento de Comercio la titularidad de la misma. ICANN, como entidad privada está sometida a la jurisdicción de los tribunales de California. Un aspecto incómodo de su gestión es que incluso los dominios referidos a un estado, como .es, tienen que tener el beneplácito oficioso de los Estados Unidos.

Lo más visto en...

Top 50