Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft se acerca a Linux

Los de Redmond publican más de 20.000 líneas de código para el sistema operativo

"En una decisión histórica, Microsoft ha decidido acercarse a la comunidad de código abierto y ha publicado más de 20.000 líneas de código para Linux". La frase pertenece a un comunicado de la firma de Redmond, que ha anunciado la medida, hecha pública esta semana, como un hito en la historia de la relación entre la compañía y la comunidad de código abierto (a favor del software libre y gratuito). Pero esta comunidad no lo ve tan claro.

Según señala la web especializada The Register en un artículo, el gigante del software hizo el anuncio después de que se descubriese que había violado una parte del código de software libre que utiliza en uno de sus sistemas. La licencia GPL (General Public Licence) es la que se usa para publicar código (las entrañas de los programas) gratuito y que puede ser modificado libremente por cualquiera. Microsoft ha estado históricamente en contra de esta licencia, que es bajo la cual está publicado el sistema operativo Linux (a quien los de Redmond llegaron a llamar "cáncer"), tradicional rival de Windows. Según la web Microsoft podría haber mezclado parte de su código propietario con otro de la GPL, algo que la licencia prohíbe.

El código que ha enviado Microsoft consiste concretamente en unos drivers (programas que interactúan con el hardware del ordenador) que hacen que Linux funcione mejor en los servidores de Microsoft. Los de Redmond son conscientes de que el código abierto está cada vez más aceptado, por lo que la medida es también egoísta. "No me importa de dónde venga el código y de quién sea, siempre que no haya disputas legales", ha señalado Linus Torvalds, el creador de Linux, en un artículo de la web Linuxmagazine. La comunidad de código libre ha reaccionado en general con escepticismo.

"No dejan de ser unos drivers sin demasiada importancia, no creo que esto implique un cambio de política claro en Microsoft, o un giro hacia lo gratuito", escribe Bobbie Jonson en la web del Guardian. Sea como sea los analistas coinciden en que, aunque con reservas, la noticia puede calificarse de una victoria más para los defensores del software libre.