Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IBM quiere echar a Microsoft de los ordenadores corporativos

El gigante estrena un servicio que permitiría a las empresas prescindir de los productos 'made in Redmond'

En 2006, el ex presidente de Microsoft, Bill Gates, aseguró que el máximo rival de su compañía no era Google, sino IBM. Y el tiempo parece haberle dado la razón, al menos en parte. Según informa el diario The Wall Street Journal, el gigante de las tres letras ha lanzado un nuevo servicio dirigido a empresas que haría innecesario comprar ni una sola licencia de Microsoft.

El producto que ha presentado IBM consiste en un completo conjunto de programas que se ejecutan en servidores remotos (que funcionan con Linux), al estilo de Google Aps, y que abundan en la nueva moda que parece invadir a las empresas del sector: el cloud computing, es decir, la posibilidad de trabajar, vía Internet, desde múltiples ordenadores sobre archivos y programas que no están alojados en la propia máquina.

La diferencia con las propuestas de Google, y de la propia Microsoft, es que IBM ofrece la posibilidad de sustituir los tradicionales PC (o Mac, para el caso) por equipos mínimos que no tienen potentes procesadores o enormes discos duros, ya que sólo precisan de estar conectados a los servidores donde se aloja todo (programas y documentos). En cierta manera, se trata de recuperar los display de antaño de sectores como la banca, pero sin ese verde sobre negro tan feo.

El ahorro, según IBM, será muy considerable. Por un lado, las empresas no tendrán que comprar caros ordenadores y actualizarlos continuamente; por otro, al no necesitar sistema operativo ni software adicional (editor de textos, hojas de cálculo, etc.), tampoco habrá que abonar las licencias anuales que permiten utilizar los programas propietario (Office, Windows) de forma legal.

El gigante de la informática cuenta con la crisis económica para dar un empujón a su servicio, que costará entre 59 y 289 dólares por usuario (entre 46 y 227 euros) y que, según IBM, ahorrará a cada cliente unos 800 dólares por usuario (628 euros).