Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A Flickr no le gusta el cuerpo humano

El servicio de Yahoo censura todo el archivo de un fotógrafo profesional que compartía imágenes de desnudos

Fabio Bórquez descubrió Flickr (el servicio para compartir imágenes de Yahoo) en 2005 por casualidad y se enganchó. "Cuando me vine a Europa y empecé de cero lo vi como otra manera de mover mi trabajo". Tres años después, este fotógrafo profesional argentino se encuentra ante una gran disyuntiva: defender en un simposio organizado por la asociación alemana de fotógrafos DGPh las bondades de Flickr para los profesionales... de donde ha sido baneado por mostrar imágenes de mujeres desnudas.

La batalla de Bórquez contra Flickr comenzó en 2006. Tras un año como miembro activo de la comunidad (más de 5.000 contactos, miles de visitas diarias, multitud de comentarios en sus imágenes,...) el acceso a su perfil fue restringido completamente sin mediar comunicación del staff del servicio. ¿Su delito? Publicar fotografías inapropiadas (desnudos artísticos). ¿La amenaza? O borraba su archivo o desaparecería.

"La locura es tal", asegura Bórquez en conversación telefónica desde Alemania, "que se pueden subir imágenes violentas y no pasa nada, pero si se ve una teta -un pezón- te la restringen. Y en el colmo, una fotografía que muestra vello púbico es 'inapropiada', ¡pero si la modelo está rasurada, no!".

Una imagen restringida implica que sólo aquellos que han marcado dentro de sus opciones la posibilidad de ver este tipo de imágenes puede entrar a ellas. "Pese a esto, tenía 2.500 visitas diarias", se enorgullece Bórquez.

Decidió entonces iniciar una "guerra de guerrillas" y mandar un correo a todos sus contactos. Poco después, tras un bombardeo de mails por parte de los seguidores de este fotógrafo, Flickr dio marcha atrás y liberó su cuenta. Cuando parecía que el problema se había solucionado, un nuevo movimiento unilateral del servicio coloca la cuenta de Fabio Bórquez como "moderada" y, en el colmo del despropósito, marcan una fotografía del hijo del fotógrafo recién nacido como "restringida". Según la propia página de Flick, los contenidos restringidos son aquellos que "probablemente no mostrarías a tu mamá, y definitivamente no debería estar al alcance de los niños".

A partir de ahí, un juego del ratón y el gato sin fin. Fabio Bórquez escribía en el foro de ayuda y era cerrado o borrado casi al instante; al final, fue vetado en dichos foros, por lo que inició una acción de protesta colectiva bajo el título Being Bórquez (Siendo Bórquez) que consistía en subir 200 imágenes del propio fotógrafo a una cuenta paralela que cada usuario debía crear siguiendo un modelo: intercalar su propio apodo entre su nombre y apellido (por ejemplo, Fabio Aitor Bórquez). En un día, 1.200 usuarios se registraron siguiendo ese patrón.

A día de hoy, varios meses después de que todo el archivo de Fabio Bórquez fuera eliminado de Flickr, quedan aún varias decenas de usuarios que se solidarizan con el argentino.

Precisamente ese borrado es lo peor que le ha podido pasar. Bórquez publicaba en su propio blog y en otras muchas páginas las fotografías que estaban alojadas en Flickr; ahora, en lugar de las imágenes aparece un mensaje revelador: Esta fotografía no está actualmente disponible. "Yo pagué por un servicio", se lamenta, "y ellos me cagaron el trabajo".

Así las cosas, Fabio Bórquez hablará a las 14.15 horas ante 600 personas sobre La utilización de Flickr para fotógrafos profesionales".

- ¿Y qué va a decir?

- Yo diré que Flickr es buenísimo, pero que está gestionado por idiotas.

Pese a las insistencias de ELPAÍS.com, Yahoo no ha querido ofrecer su versión de los hechos.