El tranquilo cerebro del éxito de Nintendo

Está bien comparar a Shigeru Miyamoto con Walt Disney. Cuando Disney murió, en 1966, Miyamoto era el hijo de 14 años de un maestro de escuela que vivía cerca de Kioto, la antigua capital de Japón. Aspirante a creador de dibujos animados, adoraba los personajes clásicos de Disney. Cuando no estaba dibujando, tallaba sus propias marionetas de madera.

Aunque se ha convertido en el diseñador de videojuegos más famoso e influyente del mundo -padre de Donkey Kong, Mario, Zelda y, más recientemente, la Wii -, Miyamoto sigue planteándose su trabajo como un humilde artesano, no como el personaje célebre que es para jugadores de todo el planeta.

Sentado en el borde de una silla en la suite de un hotel de Manhattan, Miyamoto, de 55 años y aspecto juvenil, irradia la satisfacción de alguien que siempre ha querido crear diversión.

Más información
Nintendo equipa su DS con vídeo y música
'Super Mario Galaxy' gana el Bafta al mejor juego del año
Una candidatura con solera para el padre de los videojuegos

Y lo ha hecho. Como cerebro creativo de Nintendo durante casi tres décadas, Miyamoto ha dado rienda suelta al entretenimiento de masas con un alcance mundial, una resistencia cultural y un éxito financiero que nadie había conseguido desde la legendaria carrera de Disney.

En Occidente, es muy probable que Miyamoto hubiera puesto en marcha su propia empresa hace mucho tiempo. Podría haber ganado miles de millones y haberse hecho un nombre en el mundo del entretenimiento. En cambio, a pesar de ser el rey de Nintendo y una figura de culto, parece un asalariado cualquiera (aunque uno particularmente feliz) con una esposa y dos hijos en su casa cerca de Kioto.

"Lo importante es que también se reconozca a la gente con la que trabajo y que es la marca Nintendo la que va hacia delante y la que sigue siendo fuerte y popular", subraya. "Y si a la gente le parece que la marca Nintendo está al mismo nivel que la marca Disney, es muy halagador y me hace muy feliz oírlo".

Mario, el bigotudo fontanero italiano que creó hace 30 años, se ha convertido en cierta medida en el personaje de ficción más reconocido del planeta, sólo igualado por Mickey Mouse. Miyamoto es el creador de las series Donkey Kong, Mario y Zelda (que en conjunto han vendido más de 350 millones de ejemplares), y es la persona que supervisa todos los juegos de Nintendo.

Pero no son sólo los jugadores tradicionales los que acuden en tropel a la última creación de Miyamoto, la Wii. Hace 18 meses, Miyamoto y Satoru Iwata, presidente de Nintendo, reinventaron prácticamente el sector. Su idea era revolucionaria por su propia sencillez: en lugar de crear una nueva generación de juegos que encandilara a los jugadores incondicionales, desarrollaron la Wii como una diversión barata y fácil de usar para las familias. Hasta el momento se han vendido 25 millones de unidades de la Wii, que ha dejado atrás a Sony y a Microsoft.

Miyamoto se graduó en la Escuela de Arte de Kanazawa en 1975 y se incorporó a Nintendo dos años después como dibujante de plantilla. Ascendió rápidamente en la empresa, y su nombre ha sido sinónimo de Nintendo desde los años ochenta, cuando los juegos originales de Mario Bros sacaron a flote al sector.

Desde entonces, Miyamoto ha participado directamente en la producción de al menos 70 juegos, entre los que se incluyen éxitos recientes como Mario Kart Wii, Super Smash Bros. Brawl, Super Mario Galaxy y The Legend of Zelda: Twilight Princess. Miyamoto supervisa a unas 400 personas, casi todas en Japón.

La obra de Miyamoto empieza a alejarse de su anterior dependencia de los personajes inventados y los escenarios fantásticos y extravagantes.

Con juegos como Nintendogs (inspirado en su mascota, un pastor de Shetland), Wii Sports, Wii Fit y Wii Music, de próxima aparición, Miyamoto se ha acercado a las aficiones cotidianas: las mascotas, los bolos, el yoga, el hulahop, la música.

"Diría que en los últimos cinco años, más o menos, los tipos de juegos que creo han cambiado en cierta manera", explica. "Mientras que antes usaba mi imaginación para inventar mundos o crear juegos, en los últimos cinco años he tendido más a centrarme en intereses o temas de mi vida y procurado extraer diversión de ellos".

Shigeru Miyamoto ha creado videojuegos que han vendido más de 350 millones de ejemplares. Aquí hace una demostración de Wii Fit, un nuevo aparato de Nintendo para mantenerse en forma
Shigeru Miyamoto ha creado videojuegos que han vendido más de 350 millones de ejemplares. Aquí hace una demostración de Wii Fit, un nuevo aparato de Nintendo para mantenerse en formaMICHAEL NAGLE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS