Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El profesor analógico Vs. el alumno digital

El Bdigital Global Congress debate sobre el futuro del sistema educativo en una sociedad digital

Las nuevas generaciones nacen con un ratón debajo del brazo. El resto, tiene que atravesar un desierto llamado brecha digital para adaptarse a la sociedad de la información. El camino que deben recorrer muchos profesores se hace más difícil cuando las aulas son lo único analógico: el maestro se adapta; el medio, no.

Durante el debate organizado en el marco del Bdigital Global Congress, distintos profesores han coincidido en que la predisposición y la adaptación del profesor son óptimas, pero dentro del aula la realidad es otra. "El profesorado se debe adaptar, pero ¿cómo lo hace cuando hay insuficientes recursos, no hay conexiones al aula, no hay video proyectores y los ordenadores fallan?", se pregunta Manel de la Fuente, presidente de la Associació Catalana de Professionals dels Centres de Recursos Pedagògics, quien se basa en datos que se desprenden del informe PISA, que cataloga la infraestructura de las aulas españolas como deficiente. Aunque el incremento de los ordenadores en las aulas no aseguran el objetivo, que se utilicen bien, resulta inútil tener un ratio de ordenadores por aula elevado cuando no se utilizan en la práctica.

La ausencia de infraestructura hace difícil que la tecnología sea asumida como una herramienta del sistema educativo, al igual que se utiliza un lapicero o un cuaderno el horizonte otea ordenadores. La clase de informática, una asignatura que hace 15 años podía tener sentido porque desempeñaba una función de alfabetización ya no la tiene. El siguiente paso que deben de dar las escuelas es dar las distintas asignaturas con un ordenador, pero la empresa se antoja difícil cuando la educación de los nuevos profesores aún se debe adaptar a este ámbito.

Por último, otro de los grandes temas desprendido del debate ha sido la adaptación de las editoriales al mundo digital. La visión más futurista apunta a que los libros de texto se extinguirán y serán sustituidos por un ordenador. Adiós a las pesadas mochilas y los cuadernos, un simple portátil donde figuren todos los libros de texto de forma digital bastará.