Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El canon digital se empezará a aplicar en enero de 2008, según Asimelec

La patronal tecnológica afirma que finalmente la tasa no tendrá carácter retroactivo

Las negociaciones del canon digital ya han terminado. Los dispositivos y las cantidades ya se han fijado. El texto ministerial está listo, pero aún queda todo el proceso de tramitación antes de su publicación en el BOE para su entrada en vigor. Este proceso incluye un informe del Ministerio de Economía y otro del de Consuno, que no serán concluyentes, es decir, no variarán los acuerdos alcanzados. Este es el resumen sobre el estado actual del canon digital, que ha realizado la patronal multisectorial Asimelec durante su almuerzo anual con la prensa.

"Calculo que estos trámites tardarán en completarse un mes o mes y medio", aseguró José Pérez, director general de Asimelec, quien no prevé que el canon llegue a aplicarse hasta enero 2008. La patronal tecnológica, que representa a más de 2.000 empresas, ha asegurado además que finalmente esta tasa con la que se quiere gravar todo aparato electrónico que tenga capacidad de almacenamiento para compensar a los autores por las copias privadas no tendrá carácter retroactivo como se había planteado en un principio con la aprobación de la nueva ley de Propiedad Intelectual en Julio de 2006.

"Se ha acordado simplificar su aplicación y la retroactividad resulta muy complicada de aplicar pues las asociaciones de gestión de derechos deberían devolver dinero a las empresas en algunos casos, y estas al mismo tiempo deberían devolvérselo a sus clientes", explica Pérez.

CDs y DVDs más baratos

El ejemplo que pone el director general de Asimelec se podría aplicar a los CDs y DVDs, que contrariamente a lo que se ha publicado en las últimas semanas van a tener que pagar un canon menor del que tienen en la actualidad, al igual que a los equipos multifuncionales. "Lo que siempre hemos dicho es que el canon representa el 60% del precio actual que se paga por los CDs y DVDs", puntualiza Pérez, cuyas palabras fueron malinterpretadas.

La extensión de esta tasa va a afectar a los teléfonos móviles, los MP3, las memorias USB y cualquier dispositivo con capacidad de almacenamiento, a los que por primera vez se les aplicará esta tasa. Otros dispositivos como los CDs y DVDs y los equipos reprográficos y multifuncionales pagarán menos canon. En cualquier caso, el canon se ha organizado por categoría de producto y no distingue ni por capacidad, ni velocidad.

Revisión bianual

"Al final las entidades de gestión van a recaudar el mismo dinero, pero repartido de otra forma", opina Martín Pérez, presidente de la Asimelec, para quien el gran paso que se ha logrado en estas negociaciones es el haber llegado a establecer un mecanismo para que las actualizaciones del canon digital, que se revisará cada dos años, se realicen de manera prácticamente automática, siguiendo unos indicadores económicos.

"Esto nos va a evitar volver a empezar las negociaciones desde cero", añade aliviado Martín Pérez, quien asegura que este proceso ha sido agotador y que finalmente no ha contentado a ninguna de las partes. "A nosotros no nos gusta el canon, y nuestra postura siempre ha sido que no debería existir", concluye.

El sector tecnológico tiende una mano a la cultura

Tras más de un año de echarse los trastos a la cabeza para negociar el canon digital, Asimelec cree que ha llegado la hora de firmar la paz con Cultura. Ayer por la tarde, José Pérez y Martín Pérez, director y presidente de Asimelec, se reunieron con el ministro de Cultura, César Antonio Molina, con el fin de acercar posiciones y crear un ambiente de cordialidad, e incluso de colaboración.

"Creemos firmemente que las tecnologías de la información deben de trabajar conjuntamente con los creadores y proveedores de contenidos. Estamos condenados a entendernos. Los contenidos necesitan los nuevos dispositivos porque es como se consume sus productos, y la tecnología carece de sentido si no tiene detrás un contenido", reflexiona Pérez. Asimelec cree que el canon digital es sólo el principio, y que no tendrá demasiada vigencia pues se verá suplantado por nuevas formas de distribución como la venta de terminales cuyo precio incluye el derecho de descargarse hasta 100.000 canciones o servicios de tarifa plana, que pagan derechos.

"Necesitamos colaborar para crear estos nuevos modelos de negocio", añade. La primera acción en este sentido de Asimelec es la creación de un Observatorio de Contenidos Digitales, que se va a poner en marcha en los próximos días para estudiar los usos de los usuarios frente a distintas tecnologías. Sus primeros resultados se publicarán a principios de año, y esperan contar con el apoyo de algunos actores del mundo del cine, la música o la cultura en general.

Por otro lado, Asimelec ha realizado un estudio con Sigma Dos para conocer la satisfacción de sus asociados en el que ha salido muy bien parada. El 94% de sus asociados prevé continuar con esta asociación en el futuro, el 92% considera acertada la decisión de asociarse y el 76% aconseja la asociación a otras empresas.

Más información