Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOR

El coche más listo

Llegan los autos que evitan obstáculos y aparcan solos. En tres años estarán en los concesionarios

El coche autónomo es ya posible y técnicamente viable. Pero plantea interrogantes, sobre todo legales. Y es que la conducción automatizada podría desestabilizar el actual sistema de seguros, que gira en torno a las personas y no a las máquinas.

MÁS INFORMACIÓN

Por eso no se ha comercializado aún un piloto automático completo -como en el caso de los aviones-, aunque sí múltiples automatismos parciales que simplifican la labor del conductor: faros y limpiaparabrisas de conexión automática, frenos ABS y control de estabilidad ESP, reguladores de velocidad que mantienen la distancia de seguridad y aceleran y frenan para adaptarse al ritmo del tráfico, y hasta una función de aparcamiento automático.

En un futuro cercano habrá más, como la frenada automática de emergencia. Esta última solución está ya en el mercado, aunque por el momento con una aplicación parcial. El coche no frena por sí mismo para evitar una colisión, sino que alerta primero al conductor y prepara el sistema para ofrecer la máxima capacidad de parada. Si el piloto reacciona y pisa el pedal, aunque sea tarde y con poca presión, el vehículo frenará a fondo hasta la detención completa. Pero si el conductor no llega a pisar el pedal (está distraído o somnoliento), el coche seguirá alertándole, y sólo frenará por sí solo cuando el accidente sea ya inevitable. Entonces aplicará los frenos a fondo con el objetivo de reducir la fuerza del impacto y la gravedad de las lesiones. Es la solución para mantener al conductor como responsable y sortear la problemática de los seguros. La frenada automática de emergencia la equipan los Audi A6 y A8, BMW Serie 7, Honda Legend, Lexus LS, Mercedes Clase E y S y Volvo S80.

El factor económico supone también otro desafío. Las nuevas tecnologías suelen ser caras y resultar poco compatibles con la producción a gran escala. Por eso los últimos avances se estrenan siempre en los modelos más grandes y exclusivos, que permiten rentabilizar las inversiones.

La evolución en seguridad y ecología es una constante en el mundo del automóvil, donde un nuevo modelo siempre es más respetuoso con el entorno que el anterior. De hecho, un coche de los años sesenta contamina lo mismo que 100 automóviles actuales. Por otra parte, los avances en seguridad pueden también apreciarse en las pruebas de choque de Euro NCAP, un organismo independiente que analiza la protección que ofrecen los modelos a la venta en Europa. En el 'test' de impacto frontal, que se realiza a 64 km/h. contra un bloque semideformable, los ocupantes de un modelo de última generación salen casi ilesos, mientras que en un coche de principios de los noventa las lesiones sufridas hacen casi imposible su supervivencia.

Pero aún queda mucho por hacer. Llegan nuevos dispositivos y funciones más sorprendentes. Son las nuevas tecnologías, los avances que estarán aquí antes de tres años. Son los coches del futuro, pero ya han llegado.