La radio (visual) se pasa a Internet

Las emisoras comerciales estadounidenses han vislumbrado el futuro, y está, entre otras cosas, en el vídeo

Ted Stryker, dj de la emisora KROQ de Los Ángeles, considera una ventaja de su trabajo el poder llevar pantalones cortos y camisetas. Pero el 11 de febrero, cuando se vestía para los Premios Grammy, sacó su mejor chaqueta y un cinturón de llamativa hebilla, sabiendo que tres cámaras de vídeo transmitirían imágenes en directo de su programa a las páginas de Internet de las 147 emisoras de radio de CBS.

"Lo maravilloso de la radio es que nadie sabe qué llevas puesto", comentaba Stryker por teléfono mientras avanzaba entre la multitud en los Grammy. "Quería ponerme un poco más presentable".

Más información

Las emisoras de radio comerciales estadounidenses han vislumbrado el futuro, y está, entre otras cosas, en el vídeo. Por ello, el estereotipo de locutor de voz aterciopelada como Stryker, desplomado en la silla del estudio y desmelenado, tal vez cambie radicalmente.

Stryker, que hizo televisión en el pasado, decía que para sacar su mejor voz, a menudo debe contraer el rostro de maneras bochornosas. "La radio es muy diferente de la televisión", comenta. "¿Quién sabe qué muecas hago mientras hablo por la radio? Espero no haber hecho muecas hoy".

Por todo el país, las emisoras de radio incluyen vídeos en sus ciberpáginas, desde una simple cámara en la cabina de emisión para cubrir exclusivamente acontecimientos como la Super Bowl hasta videoclips, noticias y actuaciones musicales sólo para Internet.

"Ahora es un medio visual", opina Dianna Jason, directora general de mercadotecnia y promociones en Power 106, una emisora de hiphop de Los Ángeles. Si bien antes se decía que el vídeo había matado a la estrella de la radio según la canción de Buggles, cuyo vídeo fue el primero emitido en MTV en 1981? ahora se presenta como inesperado salvador de un sector que afronta múltiples retos.

En la era de YouTube, podría parecer que lo único notable a este respecto es que la radio haya sido inusualmente lenta en adoptar la era interactiva. Pero ahora muchas de las principales empresas radiofónicas intentan mantener su estatus cuando la atención del oyente se dispersa en muchas direcciones: i-Pods, móviles, radio por satélite y diversas ofertas de emisión y descarga de música por empresas como Yahoo y AOL.

"Muchas de nuestras emisoras empiezan a introducir el vídeo y a generar nuevas corrientes de ingresos", comenta Joel Hollander, director ejecutivo de CBS Radio, la segunda empresa radiofónica de EE UU, después de Clear Channel Communications. "Espero que el vídeo ayude a la estrella de la radio. A lo mejor la radio salva a la estrella del vídeo".

Más del 90% de los estadounidenses siguen escuchando la radio tradicional. Pero la cantidad de tiempo que permanecen sintonizados a lo largo de la semana se redujo 14 horas a lo largo de la pasada década, según los cálculos de Arbritron.

Los ingresos del sector se han estancado, y el índice Bloomberg de acciones radiofónicas caía un 40% en los pasados tres años. Ahora el vídeo sólo aporta una diminuta fracción de los 16.000 millones de euros que la radio genera en publicidad. Pero podría representar la tan necesitada nueva fuente de crecimiento en un mercado de vídeo en Internet en rápida expansión, en el que todos, desde Google hasta los periódicos, pasando por las televisiones, quieren estar. Ejecutivos y figuras de la radio consideran que sus vídeos serán distintos porque aprovechan la ventaja tradicional del medio al usar personajes en directo y acontecimientos locales para captar oyentes.

Y la radio y el vídeo encajan mejor de lo esperado. En su libro Understanding media, el teórico cultural Marshall McLuhan escribe que “el efecto de la radio es visual”.

Siguiendo la clave de You-Tube y el auge de los vídeos caseros, el objetivo no es ofrecer un producto pulido, de calidad televisiva. Una emisora de rock, 94.7 FM de Portland, Oregón, empezó el año pasado la serie Vídeos de contrabando, en la que prestan a un oyente una cámara de vídeo para que grabe para la ciberpágina un clip de la actuación de un grupo nuevo. “A veces es un poco tosco, pero es lo que queremos”, comenta Mark Hamilton, director de la cadena, perteneciente a Entercom Communications. “No queremos que sea perfecto”.

Los productores de Adam Carolla, el locutor matutino de Los Ángeles cuyo programa se difunde en muchas emisoras de CBS Radio, graban con regularidad vídeos reales de Carolla y algún invitado para colgarlos en Internet.

Clear Channel, cuya sección de Internet está dirigida por Evan Harrison, vicepresidente ejecutivo, ofrece una elaborada programación en vídeo en las ciberpáginas de sus 1.200 emisoras. 6.000 vídeos musicales están disponibles para su descarga, pero también ha venido produciendo contenido visual original que las distintas emisoras pueden presentar en sus páginas y los dj, promocionar en antena.

Por ahora, las nuevas empresas de vídeo nacidas de la radio apenas si empiezan a generar ingresos. Los directivos del sector resaltan que, por el momento, sus programas de vídeo podrían considerarse experimentales y sólo una faceta ?junto con los blogs y los archivos de sonido por suscripción y el reciente servicio denominado Radio HD? de cómo se está adaptando

el sector.

"Los oyentes tendrán que engancharse al programa o perderse" decía en una entrevista Fatman Scoop, dj de Hot 97, una emisora neoyorquina. "La gente ya no se sienta tres horas delante de la radio como antes", comenta. "Si no oye la canción que quiere, se va a Internet".

Lo más visto en...

Top 50