Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terapia virtual para superar el trauma de una guerra

Psicólogos de EE UU prueba un simulador gráfico para ayudar a soldados que han estado en Irak y sufren algún tipo de estrés post traumático

Investigadores estadounidenses han creado un simulador informático con el que pretende ayudar a los soldados que hayan estado en Irak a superar el trauma que puede dejar una guerra. Según informa The Guardian, el objetivo es reducir el estrés postraumático que muchos militares sufren tras prestar servicio en escenarios bélicos.

El nuevo software, creado por la Universidad de Carolina del Sur (EE UU) y el Instituto de Tecnologías Creativas, ha sido probado ya en la terapia que siguen varios soldados que han regresado de Irak. Sus creadores explican que el simulador gráfico supone la informatización de la terapia de la imaginación, una técnica tradicional en la que el terapeuta pide al paciente que se imagine en escenarios relacionados con el suceso que provocó el trauma.

"No se trata de una terapia pasiva en la que el paciente se sienta y es expuesto a escenas de guerra", según explicó el psicólogo Skip Rizzo en la reunión anual de la Asociación Americana de Ciencias Avanzadas. "El paciente se involucra en una experiencia muy interactiva en la que se intenta revivir la situación traumática, pero en un entorno de apoyo. No estamos en el negocio de volver a provocar heridas".

El estrés post traumático puede aparecer inmediatamente después de pasar por una situación difícil o transcurridos varios años. Quienes lo padecen pueden mostrar síntomas que van desde las pesadillas, a los flashbacks, pasando por la incapacidad para relacionarse o la inestabilidad emocional.

En una terapia virtual, el soldado podría empezar su sesión ante una pantalla en la que se le muestra al lado de un vehículo militar. Cuando se sienta cómodo con la situación, el terapeuta le pide que se introduzca en el coche y arranque el motor. "Poco a poco les pedimos que hagan cosas cada vez más cercanas a la situación que les traumatizó", señala Rizzo. "Según avanzan las sesiones vamos añadiendo pistolas, bombas, insurgentes, escombros en lso caminos... Siempre de forma muy progresiva y estudiada".

Tan estudiada, que el equipo de investigadores que ha desarrollado este simulador gráfico no sólo ha pensado en las imágenes, pues también se incluyen en las sesiones olores y sonidos, e incluso vibraciones bajo el asiento del paciente cuando lo que se ve en pantalla es una explosión.