Juicio al internauta que amenazó con difundir un fallo informático de la web de Patagon

El acusado se enfrenta a una pena de entre 6 meses y 3 años de cárcel

Oswaldo C. de G., acusado de amenazar con colgar en la página web de Patagon Bank frases como "somos unos ladrones" si los responsables de la entidad financiera no le entregaban 60.000 euros a cambio de solucionar un fallo informático, negó hoy los hechos y aseguró que fueron los responsables del banco quienes le ofrecieron dinero, unos 3.000 euros, como gratificación.

El fiscal, que solicita una pena de 3 años y 6 meses de prisión para el encausado, considera probado que en febrero de 2004 Oswaldo se puso en contacto telefónico con Patagon para comunicar un fallo informático en su web y afirmó que facilitaría la solución a este problema a cambio de una compensación económica, ya que de lo contrario, la entidad se vería dañada si la información fuera conocida en foros de Internet o en la prensa.

El procesado, que fue juzgado hoy ante un tribunal popular en la Audiencia Provincial de Madrid acusado de un delito de amenazas condicionadas, reconoció que envió varios correos electrónicos a Patagon para alertar del fallo en su web, pero explicó que "en ningún momento" reclamó una contraprestación económica por su información.

Además, Oswaldo dijo que concertó una cita con representantes del banco en la que, tras una negociación, se alcanzó un acuerdo por el que se le entregarían 15.000 euros por solucionar el problema. El inculpado también recalcó que advirtió a Patagón de las consecuencias que podría acarrear que el error en la página web fuera conocido en foros o en prensa, pero no porque él fuera a realizar ningún perjuicio a la entidad financiera sino por los que pudieran generar terceras personas.

Por su parte, Luis F.P., representante legal de Patagon Bank, señaló durante la vista oral que Oswaldo se puso en contacto con el banco pero se negó a identificarse en un primer momento, y no cedió a acudir a una sucursal de la entidad sino que prefirió concertar una cita en un lugar público. Asimismo, el testigo indicó que fue el acusado quien comenzó la negociación en torno al coste que tendría el arreglo del fallo reclamando 60.000 euros.

Mientras, Mariano de la C.M., informático del Grupo Santander Central Hispano, aseguró que, tras alcanzar el acuerdo económico, el acusado pidió que el dinero fuera entregado de forma que "no dejara rastro". El declarante, quien explicó que se sintió "sorprendido" por la situación que se vivió en la reunión con Oswaldo, concretó que el imputado no dijo que fuera a utilizar el fallo en contra de Patagon pero sí que cualquiera podría hacerlo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50