Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERNET GLOBAL CONGRESS

Pagar por errores en un Google sin sentido

Amadeo Abril, uno de los principales impulsores del dominio '.cat' resalta la ineficacia de los servicios de publicidad contextual que ofrece el buscador más popular

La intervención de Amadeu Abril en la segunda jornada del IGC abordó con humor temas como la pérdida de la privacidad o la eficacia de las nuevas herramientas publicitarias. Con un verbo rápido y guiños hasta en los textos que acompañaron su presentación, el presidente de la Fundación PuntCat, alertó ayer sobre el peligros que para la privacidad supone el uso de determinados servicios online.

La ponencia de Amadeu Abril en la segunda sesión plenaria del día repasaba en su comienzo algunos de los saltos tecnológicos y conceptuales que están configurando el renacimiento de la Red, como el paso de servicios centralizados a otros distribuidos. Entre otros ejemplos, mencionó la popularización del servicio publicitario de Google , Adsense -en el que el anunciante paga por ligar su marca a palabras clave, para que los anuncios se muestren cuando ésta aparezca en una búsqueda o en una web, en detrimento de DoubleClic. O el uso de sistemas para publicar contenidos de gran peso en los que el ancho de banda se comparte entre los internautas, como BitTorrrent, en lugar de entre varios servidores de una misma empresa, como Akamai.

Abril, profesor en la Facultad de Derecho de ESADE, recalca que en la Red actual "existe una inteligencia colectiva que crea contenidos, los gestiona y los valora" gracias a sitios como el mencionado BitTorrent, Del.icio.us, Technorati o la Wikipedia, pero también alerta sobre los peligros estos servicios. Uno de ellos es, señala, es la tendencia a la autor referencia y la autocomplacencia en el marco de esta inteligencia colectiva, que puede llegar a generar la impresión de que ciertos sitios o informaciones tienen más relevancia de la real.

La incapacidad de gestionar de forma eficiente ciertas informaciones es, según Abril, otro de los problemas que amenaza a la Red. En este punto se refirió de nuevo al servicio publicitario de Google como NoSense ('sin sentido', en inglés), porque según afirma incurre en "ineficiencias" a la hora de situar los anuncios, posicionando las promociones de las empresas en páginas webs que nada tienen que ver con su negocio o que no contienen información interesante.

Pague por un error

De hecho, en muchos casos uno aterriza en páginas llenas de anuncios creados por AdSense porque tienen una atractiva. Por eso Abril se refería durante su intervención en el IGC a la gestión de los nombres de dominio, señalando que durante el pasado mes de abril se registraron más de 35.000.000 millones de direcciones de Internet, de las cuales 32.000.000 fueron canceladas en pocos días.

La razón, según ha explicado entre bromas a cuenta de las páginas que existían en Internet ligadas a su nombre (Amad.eu, o Abril.eu), es que muchos registran los dominios y colocan en ellos anuncios de Google, con la esperanza de que si alguien hace clic en alguno de ellos, el coste de la reserva del dominio sea pagado por el anunciante (que abona una cantidad por cada clic que recibe su promoción).

El presidente de la Fundación PuntCat señala que eso puede decirse que hemos saltado de un sistema publicitario de 'Pay Per View ('pague por ver') a otro de 'Pay Per Mistake' o 'pago por error', pues quienes apuestan por estas estrategias basan su negocio en la inocencia del internauta, al que invitan a confundir un panel lleno de anuncios webs con contenidos reales. La única forma de poner fin a este fenómeno, asegura, es hacer que la demanda desaparezca, que los "anunciantes no paguen por aparecer en páginas" que sólo buscan el beneficio publicitario sin ofrecer información real.

Problemas de identidad

La identidad digital es otro de los temas que preocupan a Abril, que piensa que las bases de datos con información personal de los internautas crecen a ritmos agigantados. "El SQL es la nueva Biblia, el nuevo HTML", afirmaba durante su intervención haciendo referencia a la tecnología que hay detrás de la mayoría de bancos de datos online. El presidente de la Fundación PuntCat ha repasado una serie de servicios que en su opinión son capaces de reunir un volumen de información ingente sobre sus usuarios, como el servicio de correo Gmail, los sitios para almacenar en Red fotos y vídeos Flickr y YouTube, o el procesador de textos Writely.

La capacidad de las empresas tecnológicas para conocer cada vez más cosas sobre los usuarios de sus servicios plantea, según Amadeu Abril varios retos, siendo el primero de ellos la posible desaparición de los espacios privados online. "Hay que preguntarse", afirma, "si nuestra identidad digital es nuestra, si los datos que almacenamos en Internet son nuestros o de Flickr o de Google, cuál es el verdadero significado de seguridad en este contexto". Para resolver estas dudas propone redefinir "el concepto de espacio privado y reformar las obligaciones de los prestadores de servicios en Internet y las normas que rigen la titularidad de los datos".