Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE quiere que la banda ancha llegue al 50% de los hogares europeos en 2010

La Comisión Europea moviliza los recursos de los fondos estructurales y de desarrollo rural para reducir la brecha tecnológica

La Comisión Europea ha presentado un programa para potenciar la extensión de las conexiones de alta velocidad a Internet (banda ancha), de forma que el 50% de los hogares de la UE cuenten con este acceso en 2010. Además, el objetivo es que la cobertura de banda ancha alcance al 100% del territorio comunitario en esa fecha, ya que en la actualidad hay un importante desequilibrio entre las zonas urbanas y rurales. El Ejecutivo comunitario propone movilizar todos los recursos nacionales y los comunitarios, como los fondos estructurales y de desarrollo rural, para reducir la brecha tecnológica de las regiones rurales y desfavorecidas.

La estrategia ha sido avanzada hoy por las cuatro comisarias implicadas: la de Sociedad de la Información, Viviane Reding; la de Competencia, Neelie Kroes; la de Política Regional, Danuta Hubner, y la de Agricultura, Marianne Fischer-Boel. Ninguna de ellas quiso cuantificar de manera concreta a cuánto pueden ascender las ayudas comunitarias para promover la banda ancha.

Reding ha citado un estudio norteamericano según el cual las regiones que disponen de una amplia cobertura de banda ancha tienen tasas de empleo superiores en un 1% a las que carecen de ellas. Otro estudio alemán apunta que la estrategia de ''banda ancha para todos'' podría aumentar el crecimiento de la economía germana en 46.000 millones de euros adicionales en 2010 y crear 265.000 puestos de trabajo.

En la UE, el número de líneas de banda ancha se ha cuadriplicado en los últimos 3 años y está a punto de alcanzarse la cifra de 60 millones. No obstante, hay dos problemas que, a juicio de Reding, exigen respuestas políticas. En primer lugar, la falta de acceso de banda ancha en las áreas rurales y poco desarrolladas. En enero de 2005, la banda ancha llegaba al 90% de los hogares en las zonas urbanas, pero sólo al 62% en las rurales. El 13% de la población de los antiguos 15 Estados miembros se encuentra en zonas fuera de cobertura.

Para acelerar la extensión de las comunicaciones de banda ancha la Comisión propone reforzar las estrategias nacionales, que deberán establecer unos objetivos claros, incluyendo un plan estratégico para el uso de recursos financieros nacionales y de la Unión europea en las regiones menos desarrolladas o en las rurales. Asimismo, crear un sitio web que servirá de punto único de encuentro para que las autoridades locales y los agentes del sector procedan al intercambio de información y a la adquisición de experiencia.

"Banda ancha para todos"

A principios de 2007 la Comisión organizará además una conferencia sobre el tema "Banda ancha para todos", en el que todas las partes interesadas podrán exponer las ventajas de los servicios de banda ancha para las comunidades rurales. Al respecto, la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, recordó que el 90 por ciento del territorio de la UE es rural y casi el 50 por ciento de la población vive fuera de las grandes ciudades.

Las desigualdades entre zonas rurales y urbanas son menores en los países en los que la banda ancha está más extendida, como Bélgica, Dinamarca, Holanda o Luxemburgo, que también se ven favorecidos por su pequeña extensión y por su falta de accidentes geográficos, que los hacen más fácilmente accesibles. Frente a ellos, grandes países como España, Alemania o Francia tienen enormes diferencias y en algunas zonas (como en ciertos puntos del sur español) la cobertura de la banda ancha es casi cercana a cero.

Además, la velocidad de las conexiones en las regiones rurales es con frecuencia menor, lo que dificulta la transmisión de los grandes volúmenes de datos necesarios para los negocios electrónicos, la administración en línea, la salud en línea y los contenidos multimedia.

Ayudas específicas

Para tratar de mejorar la situación la Comisión ha decidido "movilizar la legislación de la UE en materia de telecomunicaciones y sus instrumentos de política estructural y rural, dentro de los límites que impone la normativa europea de ayudas estatales".

Al respecto, la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, indicó que "existe el riesgo de que en las regiones rurales y periféricas el despliegue de la banda ancha se vea obstaculizado por deficiencias del mercado." En esos casos, explicó, puede ser adecuada la concesión de ayudas estatales "muy específicas", mediante la creación de asociaciones con participación pública y privada que apoyen la construcción de redes abiertas.

Por su parte, la responsable de Política Regional, Danuta Hubner, ha señalado que Con las ayudas procedentes de los Fondos estructurales se podrán impulsar inversiones en infraestructuras y servicios de banda ancha y estimular así la competitividad y la innovación, lo que hará posible "que todas las regiones de Europa participen plenamente en la economía del conocimiento".