Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE defiende en China que "Internet no se puede controlar"

Viviane Reding pide al país asiático la apertura de su mercado de tecnologías de la información

La comisaria europea de Sociedad de la Información y Medios, Viviane Reding, insistió a China en la demanda europea de "reciprocidad" y una mayor apertura de su mercado de tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Reding defendió ante los representantes de uno de los países que censuran más Internet que la "red no se puede controlar".

Muchas empresas europeas de este sector exigen "un poco más de reciprocidad, porque el mercado europeo está completamente abierto a las empresas chinas que quieran establecerse en él, mientras que el mercado chino está relativamente cerrado para las empresas europeas que quieren establecerse allí", afirmó Reding.

"Nos gustaría también que en los organismos (chinos) de estandarización las empresas europeas tengan un acceso, igual que lo tienen en los organismos europeos", añadió. Sobre todo, insistió en la necesidad de solucionar el problema de los derechos de propiedad intelectual en China, como exigen las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), a la que China pertenece desde 2001.

La UE y China han establecido en septiembre de 2005 un grupo de trabajo de alto nivel para resolver este problema, que "no puede durar, por el propio interés de un país adherido desde hace cuatro años a la OMC", advirtió.

Reding ha alcanzado un principio de acuerdo con Yan Junqi, su homóloga en el gobierno municipal de Shanghai, para que empresas europeas puedan conseguir contratos para aportar su tecnología durante la celebración de la Exposición Universal que se celebrará en la metrópoli asiática en 2010.

Durante su visita al país, Reding expresó su sorpresa por los obstáculos que encuentran en China las empresas europeas del sector. "La industria europea está invirtiendo mucho en China y es una fuente creciente de transferencia de tecnología y de empleo para China", recordó. Sin embargo, "se enfrenta a numerosas dificultades en el sector de la sociedad de la información", señaló, "y no es por falta de interés de las compañías extranjeras", sino por las "regulaciones restrictivas" con que se protegen las empresas chinas.

Ante las preocupaciones de algunos asistentes sobre el control de los contenidos difundidos por las TIC, a través de internet y en relación con la pornografía o el terrorismo, Reding defendió que la red "no se puede controlar, y eso es lo que voy a combatir" desde su posición de comisaria europea. "Para luchar contra el crimen, sí" es posible, admitió, "pero no se puede usar esa excusa para combatir la libertad de expresión", señaló en el corazón financiero de China, el país con más personas en prisión por publicar artículos "molestos" para el Gobierno en internet (64 "ciberdisidentes").