Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AI denuncia violencia y discriminación sexista en los videojuegos

AI denuncia que los menores pueden acceder a títulos en los que no se respetan los derechos humanos

La sección española de Amnistía Internacional (AI) denuncia haber encontrado en los videojuegos "más populares para estas navidades" contenidos no aptos para los menores de edad, como "agresiones a mujeres, asesinatos, violaciones, esclavitud, tortura, prostitución forzada, abuso de menores, tratamiento de mujeres como objetos y otras violaciones de derechos humanos", por lo que pide al Gobierno "mayor implicación en la supervisión del Código de Autorregulación de la industria del software de entretenimiento, demasiado flexible en algunos videojuegos" en perjuicio de los niños.

El informe hecho público hoy por AI señala que "los videojuegos fomentan roles y estereotipos discriminatorios hacia las mujeres, las trasladan a papeles secundarios o las condenan a la absoluta invisibilidad, las muestran como personajes pasivos y víctimas del argumento y las convierten en objeto de agresiones, torturas y violaciones a merced del jugador".

Para ilustrar estas acusaciones la organización de defensa de los derechos humanos pone como ejemplo cuatro juegos que pueden estar entre los más vendidos estas navidades. AI afirma por ejemplo que en la última entrega de 'Grand Theft Auto' "las mujeres en ejercicio de la prostitución son objeto de agresión y asesinato por parte de quien protagoniza el juego. El jugador, después de hacerse con los servicios de una mujer que se prostituye y gastar con ella su dinero, lo recupera agrediéndola hasta la muerte".

También se refiere este estudio a 'Sociolotrón' un juego de rol "que incluye en su argumento violaciones contra mujeres y esclavitud sexual", 'Neverland', en el que el jugador "desempeña el papel de Michael Jackson armado con una escopeta de redes con la intención de cazar a los menores que corren por su finca", y 'Benki Kuosuko' un juego en el se anima a "introducir jeringuillas, huevos, un tarro con leche o pastillas por la vagina y el ano" de una mujer.

Lo peor es que "los menores de edad pueden acceder a la mayoría de estos juegos sin control alguno, de forma gratuita y por Internet", según asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España. Para solucionar este problema AI anima al Gobierno a realizar los cambios legislativos necesarios para promover los derechos humanos de las mujeres y "proteger a las personas menores de edad".

También pide al Ejecutivo que se implique más en "la supervisión del Código de Autorregulación de la industria del software de entretenimiento, demasiado flexible en algunos videojuegos en perjuicio de los menores". Además, se pide a los fabricantes que cumplan ese código.